NO QUIERE DESENMASCARARLA

La ‘mano negra’ de Monago abona mil y una teorías conspiratorias

El extremeño y su equipo tienen claro el motivo de lo que consideran un "montaje" para destruir su carrera política y también quién está detrás, con el diario "Público" como brazo ejecutor

La 'mano negra' de Monago abona mil y una teorías conspiratorias
José Antonio Monago. EX

Después de mostrar públicamente una comunicación del Senado y los extractos de su tarjeta de crédito, y de hablar de un «montaje», José Antonio Monago señaló misterioso: «Sé por qué ha pasado esto. Los españoles y los extremeños lo entenderán en los próximos meses».

El vaticinio del presidente de Extremadura abona el terreno de las especulaciones y de las teorías de la conspiración. Por más que la oposición asegure que es mucho más sencillo que todo eso, un mal uso -dicen- del dinero público.

Si Monago le puso misterio hablando de que el sistema había programado su «muerte civil», no menos su compañero diputado Francisco Ramírez, que señaló: «Muchos no soportaban que fuera el político más popular de España, como indican todos los sondeos; que estuviera cambiando de raíz el modelo económico de Extremadura; que no aceptara rendir pleitesía a los poderes fácticos de esta Comunidad».

Monago y los suyos parecen tener claro el motivo de lo que han llamado, entre otras cosas, «trama», «linchamiento» y «conspiración». Pero, ¿quién es esa mano negra que según él ha querido acabar con su carrera política endosándole 32 viajes privados a Canarias con cargo al Senado cuando fueron 16 y por motivos de trabajo acreditados?

Atrás quedaron esas teorías en caliente que apuntaban a que el intento de «chantaje» podía venir de las propias filas populares. Son agua pasada. Monago está molesto con algunos de sus compañeros por no haberle respaldado, pero no cree que ninguno le haya querido buscar la ruina de esa manera.

De momento tiene decidido demandar al diario Público por el daño ocasionado, pero no irá más allá porque no tiene pruebas acerca de los instigadores. Y como no quiere dar pasos en falso menos aún va a señalarles con el dedo.

SIGA LEYENDO EN EL SEMANAL DIGITAL

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído