VENCE EL PLAZO PARA FORMAR LOS GRUPOS

Del juego de tronos al juego de cromos: Iglesias suplica a Sánchez que le dé los cuatro grupos parlamentarios

La alternativa sería que IU constituyera un grupo y las confluencias de Podemos se asociasen a él

El axioma tóxico de Artur Mas se esparce en el Congreso por los conductos de la ventilación: lo que no se ha conseguido en las urnas se consigue en los despachos

Del Juego de Tronos al juego de cromos. El mercadeo indecente de escaños de la tropa regeneradora que ha aterrizado en el Congreso de Diputados tras el 20-D tiene asombrados hasta a los ujieres.

Más de uno se frota los ojos al ver cómo dirigentes de Podemos como los que venían a abrir las ventanas del la Cámara baja como Íñigo Errejón e Irene Montero chantajean al PSOE tener cuatro grupos parlamentarios en el Congreso como «gesto para posteriores acuerdos».

Y la regeneradora Mónica Oltra suplicó con descaro a Sánchez en El País un diputado para que las alianzas de Podemos tengan grupo propio. La subasta de pescado. Una nueva casta para un viejo sistema.

El Reglamento de la Cámara impide a Podemos tener cuatro grupos porque es una coalición de partidos que se han presentado conjuntamente a las elecciones y no han competido entre ellos.

Este 19 de enero 2016 concluye el plazo para que los partidos registren sus peticiones de grupo parlamentario y las negociaciones serán de infarto.

El socialista Antonio Hernando, portavoz del PSOE en el Congreso, les ha dicho a los podemitas que «ningún partido tiene en su mano constituir o no grupos parlamentarios al margen del reglamento».Los barones socialistas contra Sánchez: «Ya tenemos a los payasos en el circo, sólo falta la cabra»

El PSOE le ha ofrecido una alternativa al partido de Pablo Iglesias: que IU constituyera un grupo y las confluencias de Podemos se asociasen a él.

Pero después de ver cómo Sánchez regaló escaños a los separatistas catalanes por ‘cortesía parlamentarias’ todo escenario es posible. La ‘cortesía’ de Sánchez con los nacionalistas catalanes: un nuevo Tinell con el apoyo de Podemos

Las palabras de los políticos españoles valen hoy menos que un bono basura y el Congreso es un juego de sombras y decorados. 

Si Pablo Iglesias fracasa en su negociación con el PSOE y no consigue los grupos parlamentarios que les prometió a En Comú, Compromís y En Marea quedará demostrado que el proyecto podemita era un gran engaño.

La imagen que trasladarían a sus votantes es que detrás de las rastas, el bebé de Bescansa y los juramentos de venganza solo había hambre de poder y de subvenciones. Una cosa era tomar el cielo por asalto y otra asaltar las instituciones practicando el gangsterismo político.

La mentira política de la formación morada embaucó a muchos votantes que creían estar votando el mismo proyecto cuando en realidad lo que votaban era una gazpacho de partidos distintos que concurrieron juntos al 20-D para aprovechar a su favor la ley electoral. 

Los líos con sus confluencias desactiva una de las grandes bazas de Pablo Iglesias: el chantaje de nuevas elecciones. —Podemos amenaza al PSOE y a C’s con nuevas elecciones si no acatan sus exigencias

El líder de Podemos ya sabe que con los prendas que ha metido en el Congreso no llegará muy lejos. Les utilizó para sumar escaños y ellos le utilizaron para conseguir grupo parlamentario.

El axioma tóxico de Artur Mas se esparce por los conductos de la ventilación del Congreso: lo que no se ha conseguido en las urnas se consigue en los despachos. Es el axioma de la nueva política.

@lbalcarce

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído