LOS REGALOS DEL PSOE A ERC Y CONVERGENCIA

La ‘cortesía’ de Sánchez con los nacionalistas catalanes: un nuevo Tinell con el apoyo de Podemos

Lo que no les han dado las urnas a los separatistas se lo dará el petimetre socialista

Los socialistas demuestran ser muy idiotas en darlos si no reciben nada a cambio de tanta cortesía

Los separatistas catalanes (ERC y Democràcia i Llibertat, la marca de Convergència en las elecciones generales) tendrán grupo propio en el Senado gracias a la «cortesía parlamentaria» de Pedro Sánchez.

La pena es que el líder socialista derroche esa elegancia y finura con los que promueven la ruptura de España y la vulneración de la Constitución y no con los que intentan mantenerla unida –Alfonso Rojo: «Pedro Sánchez, para meterse en La Moncloa, hasta tomará ‘etarra’ como elemento progresista»-.

Es la aplicación del infame axioma de Artur Mas: lo que no les han dado las urnas a los separatistas se lo dará el petimetre socialista a través de una negociación de la que no sabemos su alcance.

Defienden en el PSOE que son ‘usos y costumbres’ del Parlamento para justificar esa perpetua costumbre de los socialistas en compadrear con los que fomentan la desigualdad entre los españoles.

Puede que acierte el editorial de ABC cuando dice que el gesto socialista en el Senado no tiene nada de cortés y sí mucho de táctico.

De acuerdo, pero que alguien explique cuál es el negocio de la cortesía de Sánchez cuando ERC le ha devuelto el favor vetando al PSC en la conformación de un frente de izquierdas para hacer de la alcaldía de Barcelona un cortijo de okupas, rastas y filoetarras.

Los separatistas demuestran algo que ya sabíamos: que no tienen principios en aceptar los regalos de los ‘invasores’ como llama Puigdemont a los españoles. 

Pero los socialistas demuestran ser o muy idiotas o muy acomplejados en darlos si no reciben nada a cambio de tanta cortesía.

EL ‘POTLACH’ SOCIALISTA

Sánchez podría ser un caso de estudio de aquellos antropólogos que estudiaron a las tribus amerindias de la costa del Pacífico Norte de Estados Unidos y Canadá. Aquellos descubrieron un fenómeno inusual entre las tribus, una competencia de consumo desaforado de bienes y despilfarro exagerado denominado Potlatch.

El objetivo de esta ceremonia era donar o destruir más riqueza que el rival, demostrando que se disponía de más bienes que nadie en una cultura en la que los títulos de familia provenían del culto a los antepasados. Estamos ante lo que llamaremos la ‘Operación Potlach’ de Pedro Sánchez.  –Pedro Sánchez ha destrozado el PSOE-.

El jefe indio Sánchez, descendiente del mítico cacique Zapatero, que pactó el Tinell con los fieros apaches de Perpignan para aislar a la tribu del PP y respaldó expresamente un nuevo Estatut para Cataluña que violaba frontalmente la Constitución, no dudará en regalar las instituciones españolas para satisfacer las ansias de los salvajes aborígenes nacionalistas –Sánchez, en manos de Podemos y de los nacionalistas para poder llegar a la Moncloa-.

Todo sea para fumar la pipa de la paz con Coleta Morada y permitir que le haga presidente a costa de subastar la soberanía de todos los españoles.

@lbalcarce

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído