No desvelan si el expresident acudirá al Parlament

Los secretos de alcoba entre Puigdemont y Torrent sobre la investidura

No se han podido reunir en la Delegación del Govern en Bruselas

Los secretos de alcoba entre Puigdemont y Torrent sobre la investidura
Torrent y Puigdemont TW

El presidente del Parlament, Roger Torrent, y el candidato a la investidura, Carles Puigdemont (JxCat), no han aclarado si el cesado presidente de la Generalitat viajará hasta Barcelona para asistir presencialmente el próximo día 30 de enero a la sesión de investidura en la Cámara catalana. (El chantaje de la CUP para encumbrar a Puigdemont: controlar la Policía y a los jueces).

Torrent y Puigdemont han mantenido abierta esta incógnita en la comparecencia posterior a la reunión que han mantenido este miércoles 24 de enero de 2018 en Bruselas, en la sede de la Alianza Libre Europea (EFA) -agrupación de partidos nacionalistas e independentistas europeos- después de que el Gobierno español les haya denegado el acceso a la Delegación de la Generalitat en la capital belga, lugar donde estaba previsto el encuentro.

En el encuentro entre ambos, Puigdemont se ha limitado a traslado a Torrent que «hay muchas posibilidades» de que pueda estar físicamente en el pleno de investidura, pero sin terminar de comprometerse. «La investidura ideal es la investidura presencial y la que queremos todos que haya y para las que debería haber las condiciones para que se produjera», pero también hay otros caminos y por ahora no se puede descartar ninguno, ha subrayado después ante los medios.

Además, el expresidente catalán ha pedido como garantías para personarse en la investidura «que se retiren todos los elementos que impiden la normal celebración del pleno», llamando a «intentar hasta el último momento que eso sea posible». Tras señalarle un periodista que la separación de poderes no permite que el Gobierno central se inmiscuya en cuestiones judiciales ni facilite una investidura a distancia, Puigdemont ha respondido: «La vicepresidenta (Soraya Sáenz de Santamaría) ya dejó claro que quien había decapitado el movimiento independentista era Rajoy».

Torrent, por su parte, ha transmitido a Puigdemont que «lo que conviene al país» y «por lo que trabajará» es por que haya «lo más rápidamente un Gobierno posible y eficaz». «Se necesita un Gobierno (de la Generalitat) que pueda trabajar desde el minuto uno», ha dicho el presidente del Parlament, añadiendo que «deben recuperarse las instituciones de las manos del 155».

El Gobierno niega la entrada a Puigdemont

El cambio de planes sobre el lugar de la reunión lo ha explicado en declaraciones a los medios ante la Delegación del Govern el portavoz de JxCat en Bruselas, Joan Maria Piqué, que ha criticado que el Gobierno haya «impedido» la reunión, en la que también iban a participar los otros cuatro diputados encausados que están en Bruselas.

Según ha detallado, un responsable del Ministerio de Asuntos Exteriores ha llamado a la Delegación catalana para comunicar que, «en aplicación del artículo 155, se pueden tomar las medidas que se consideren necesarias sobre todas las dependencias de la Generalitat» y que la reunión no podía celebrarse allí.

«Ha dicho que esta Delegación está bajo su tutela y que no autoriza la reunión», ha resumido Piqué, que también ha detallado que Torrent ha sido el encargado de buscar una ubicación alternativa. Además, ha señalado que «tanto Puigdemont como los consellers no tienen causas pendientes con la justicia y el Estado español no les reclama ni en Bélgica ni en Dinamarca».

Piqué ha sentenciado que «no hay ningún motivo para impedir la celebración de esta reunión en un lugar que no es territorio español, sino belga». Por ello, ha avanzado que JxCat estudiará «las repercusiones legales que pueda tener esta situación» para emprender acciones al respecto.

Cierre «hasta nueva orden»

Este cambio de agenda se ha producido a la vez que el Gobierno ha ordenado el cierre de la oficina de la Generalitat de Cataluña en Bruselas «hasta nueva orden» para evitar aglomeraciones. La medida se ha tomado a la vista de la convocatoria que se hizo ayer desde la delegación sin autorización ni información a la Consejería y podría reabrirse en unas horas.

Este paso ha dado tras prohibir al expresidente catalán y a los exconsejeros huidos con él en Bélgica acceder a la oficina de la Generalitat en Bruselas. «No se puede permitir que prófugos de la Justicia utilicen un local público», han justificado.

En un primer momento, el Gobierno ha dado instrucciones a la actual delegada de la Generalitat para que tome las medidas necesarias para que no se permita la reunión y también para que desconvoque la rueda de prensa prevista, han informado fuentes de Exteriores.

La de Bruselas fue la única Delegación de la Generalitat en el exterior que el Gobierno mantuvo abierta tras la aplicación del artículo 155. No obstante, el Ejecutivo central sí cesó al delegado nombrado por la Generalitat y la oficina está bajo control de Exteriores a través de la Representación Permanente de España ante la UE.

Preguntado por la decisión de prohibir la entrada a Puigdemont, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha admitido no estar al corriente, pero ha dejado claro que la apoya. «Desconozco esa decisión, que habrá tomado el responsable político competente y no me parece mal», ha dicho en una entrevista en Onda Cero.

Rajoy se ha justificado diciendo que el presidente del Gobierno «está en muchos temas» pero le es imposible estar en todos, igual que les sucede a los presidentes de los partidos. De hecho, ha apuntado que creía que sería en el Parlamento Europeo, porque ahí cree que Puigdemont sí puede entrar, aunque ha admitido no estar seguro.

El individuo que asaltó a Puigdemont saca pecho: “Le puse la bandera en los morros y se la tragó como un choricito”

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído