Sesión Golfa

Juan Carrasco de las Heras

Doris Day: que se fue, se fue

Icono del Hollywood más de “profesional sonrisa amable», quizá más cándido, seguramente de época dorada en la que las estrellas eran idolatradas, Doris Day ha fallecido a los 97 años, víctima de una complicación respiratoria, simplemente la edad, dejando a Kirk Douglas aún más solo como estandarte vivo de otros tiempos lejanos ya y mejores de concebir el cine.

Nacida en Cincinnati en 1922 e hija de descendientes alemanes, Doris Mary Ann von Kappelhoff vivió la Segunda Guerra Mundial y su correspondiente posguerra, comenzó su fulgurante carrera artística en el mundo de la canción, faceta que duró más de veinte años. Fue la voz del grupo Les Brown & His Band of Renown y con éste grabó la canción “Sentimental Journey”, que se convirtió en un todo un himno para los estadounidenses de la Segunda Guerra Mundial y lanzó su carrera: en 1946 ya era la cantante mejor pagada del mundo gracias a su contrato con Columbia Records e inició por sucesión natural de acontecimientos, un paso llevaba necesariamente a dar el siguiente, su carrera en el cine. Se dice que fue el mismísimo Michael Curtiz el que la oyó y se fijó en su potencial para construir una larga y exitosa carrera en el mundo del cine.

Contratada por Warner Brothers hasta 1954, fue enlazando películas escritas para ella como Mi sueño eres tú o El trompetista (donde coincidió con el mencionado Kirk Douglas), Té para dos u Operación matrimonio. Así llegó luego El hombre que sabía demasiado en 1956, con la que el gran Alfred Hitchcock le regaló el gran papel de su carrera y en la que Day cantaba ¿Qué será, será?, famosísimo tema que ganó el Oscar a la mejor canción y una de las melodías más famosas, si no la que más, de la carrera de su intérprete.

En la década de los sesenta trabajó en La indómita y el millonario, con Jack Lemmon; Juego de pijamas; Confidencias de medianoche, con Rock Hudson y su única candidatura al Oscar; No os comáis las margaritas, con David Niven; Pijama para dos y No me mandes flores, de nuevo con Hudson; Suave como el visón, dirigida por Delbert Mann y con el acompañamiento de Cary Grant; o Su pequeña aventura y Apártate, cariño, ambas con James Gardner.

En 1968, rodó su última película, El novio de mamá, y comenzó a emitirse su programa de televisión The Doris Day Show, que se mantuvo en pantalla hasta 1973 y le sirvió para capear los problemas económicos que ensombrecían el ocaso de su carrera. Luchadora incansable, sobrevivió a su único hijo, que murió en 2004, y en 2011, con 89 años, publicó su 29º álbum musical, My Heart. Pero ninguna luz brilla eternamente y la de Day finalmente se ha apagado. Diría que Hollywood la echará de menos si no fuese porque el propio Hollywood no se reconoce ni a sí mismo. En cualquier caso, merecida mención desde aquí a una que se sentará en el Olimpo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Juan Carrasco

Éste homínido ceutí es crítico de cine desde hace años en el diario El Faro de Ceuta, así como responsable del espacio cinematográfico y de opinión "Fila 7" en la web www.ceuta.com y colaborador en la emisora de radio Onda 0 con su sección semanal "El Cine en la Onda".

Lo más leído