Opinión / Desde mi escaño

Curiosa detención

Curiosa detención
Marta Domínguez. EFE

Voy a ser irreverente. Bueno, la verdad es que casi siempre lo he sido en mis artículos y a estas alturas no parece que nadie sea capaz de cambiarme. ¿No les parece a ustedes, cuando menos, curiosa la operación Galgo en la que han sido detenidas varias personas vinculadas al mundo del deporte, entre ellas la campeona del Mundo de los 3.000 metros obstáculos, Marta Domínguez?

Justo en medio de la intervención parlamentaria de Zapatero en el Congreso a cuenta del caos aéreo y cuando se exime a Otegi de un delito de exaltación del terrorismo, llega la Guardia Civil y empieza a practicar detenciones a troche y moche, una vez más, además, dejando por los suelos el principio de presunción de inocencia?

Por supuesto, siempre estaré a favor del juego limpio y de que nadie haga trampas en el deporte (como tampoco me gusta que nadie las haga en el resto de ámbitos). Dicen que a la atleta palentina se la detiene no por haber consumido sustancias que le hubiesen mejorado el rendimiento, sino que se dedicaba a suministrar ese doping a otros atletas. No lo sé, lo desconozco y es menester que la Justicia actué implacablemente contra esta deportista o contra cualquiera que haya traspasado los límites de la legalidad.

Sin embargo, me gusta ir más allá de las cosas y creo que hay un trasfondo en toda esta historia. Desprende un olor peor que el del túmulo más putrefacto. No entiendo que se haga toda una parafernalia para determinados colectivos y, en cambio, haya tanto silencio mediático con la detención de los terroristas o de aquellos menores que han causado la muerte de una joven cuyo cuerpo, dicho sea de paso, no ha sido hallado aún después de casi dos años. De vergüenza.

En el caso de la atleta palentina concurren dos hechos ineludibles. El primero, que es una más que afamada atleta, y el segundo, casi más importante de cara al aspecto mediático, que ha ejercido funciones de concejal en el PP de Palencia. Ya saldrá la progresía a vincular un aspecto con el otro, como siempre, insisto, saltándose el principio de presunción de inocencia.

Y es que ya está muy visto el Gobierno de ZP y sus tentáculos de la seguridad policial. En cuanto hay algún follón que perjudica en demasía a los intereses del PSOE, rápidamente se aceleran determinadas operaciones. Es mucha la coincidencia que la intervención de Zapatero en el Congreso de los Diputados y la liberación de Otegi queden en un segundo plano con estas detenciones deportivas. Independientemente de que puedan tener su motivación, cuando menos sorprende que alguien se haya sacado este conejo de la chistera.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído