"Yo soy de IU, pero Pablo Iglesias ha conseguido con Podemos lo que yo quise: crecer a costa del PSOE".

Julio Anguita: «Me gustaría subir al estrado del Congreso y decir a los diputados: ‘¿Y ahora qué, hijos de puta?'»

"Ha dado una patada al avispero que merecía la pena y ha sabido adaptar las ideas de Lenin a las circunstancias actuales"

Julio Anguita: "Me gustaría subir al estrado del Congreso y decir a los diputados: '¿Y ahora qué, hijos de puta?'"
Julio Anguita. EP

España es un país carca que piensa que la izquierda es sucia y huele mal, así que cuantos menos argumentos les des, mejor

Julio Anguita, ex líder de Izquierda Unida, se considera el padre espiritual de Pablo Iglesias y sus huestes de Podemos.

En una entrevista publicada en el suplemento Papel, del diario El Mundo, el político afirma que le gustaría volver a ser diputado por un día en el Congreso:

«Para subir al estrado y decir: ‘¿Y ahora qué, hijos de puta?'».

El ex líder de IU, a sus 74 años, se siente insparador de la recientemente bautizada como nueva política» años después de su lucha contra los privilegios en el Parlamento, las puertas giratorias tras la vida pública y su denuncia a la corrupción de políticos como Pujol.

Alaba en ese sentido el modo en que Pablo Iglesias ha recogido el guante y lo ha llevado hasta donde él no pudo:

«Yo soy de IU, pero Pablo Iglesias ha conseguido con Podemos lo que yo quise: crecer a costa del PSOE».

Sobre el líder de Podemos dice:

«Ha dado una patada al avispero que merecía la pena y ha sabido adaptar las ideas de Lenin a las circunstancias actuales».

No todo son alabanzas para Iglesias, a quien critica algunas de sus formas, como acudir a la Zarzuela vestido informal o que levantara el puño al prometer el cargo en el Congreso:

«España es un país carca que piensa que la izquierda es sucia y huele mal, así que cuantos menos argumentos les des, mejor».

Critica duramente Anguita el marketing de imagen en el que ha caído la clase política, a la que ahora se le reclama juventud, belleza y simpatía.

«El político es un servidor público, ni mucho menos la chica de alterne del pueblo».

Reprocha que todo está dominado por el marketing, y con esta misma palabra se refiere a Pedro Sánchez, líder del PSOE.

De Albert Rivera solo subraya su juventud, y de Susana Díaz, su «medianía sevillana» -«sentido común, el Betis y la Virgen del Rocío»-.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído