Esta rubia susurrante te hará un adicto al orgasmo cerebral

Habla susurrando, y al principio parece que le va a sacar a uno de quicio, pero no. Es que hablar bajito también es una opción, por raro que les parezca a muchos casados y ‘cansados’.

Se llama María y es una mujer corriente, que se dirige a los internautas con esa suavidad en la voz, como si iniciara un viaje, una levitación.

MILLONES DE VISITAS

Sus vídeos en el canal de Youtube Gentle Whispering (Susurros suaves) ha logrado más de 50 millones de visitas.

Esta mujer rubia, que quiere mantener su apellido en secreto, guía al espectador por un viaje relajante, con movimientos de manos suaves y acompasados, acariciándose el cuello y las piernas e invita a sus seguidores a imitarla.

Muchos de sus seguidores presencian el vídeo una y otra vez, como si se no pudieran parar buscar esa sensación de cosquilleo que proporcionan las técnicas que ella practica.

Esta sensación de hormigueo ha sido rebautizada como ASMR (Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma, en sus siglas en inglés) o más comunmente como «orgasmo cerebral».

En una entrevista a la ‘BBC’, María explica que todo empezó en su infancia:

«Recuerdo que cuando estaba en el preescolar mis amigos me pasaban sus manos por mis brazos y yo sentía el ‘hormigueo’ en mi cabeza. Fue la sensación más emocionante del mundo».

Con esta premisa, María ha grabado numerosos vídeos, en los que utiliza todo tipo de técnicas para obtener esta sensación de cosquilleo: desde el movimiento de manos, acariciar objetos como plumas o estímulos sonoros. La interactividad con sus seguidores es la clave del éxito porque el «orgasmo cerebral» es casi adictivo.

«Al principio de los vídeos aprovecha el sonido de las palabras para producir una sensación de placer. No está actuando el sentido de la palabra como un estimulador, sino su sonido, su modo de expresarse es lo que produce ese cosquilleo»,

explica a la BBC Steven Novella, neurocientífico de la Universidad de Yale, en Estados Unidos.

DEBATE

Sin embargo, ha generado un debate sobre si el ASMR es algo real y puede desencadenar en un síndrome médico, algo que hasta ahora no estaba aprobado por la comunidad científica.

Los que han presenciado sus vídeos defienden que el síndrome es real , pero según Novella

«no existe nada hasta ahora dentro de la ciencia que pueda clasificar la reacción a este tipo de estímulos como algo neurológico».

María describe el hormigueo «como un zumbido en la parte posterior de la cabeza», o como alguien «que vierte la arena caliente en la cabeza, que baja por los hombros y la espalda, o como una electricidad estática.

Esta mujer conoció lo que significaba ASMR en 2009, cuando pasaba por un momento de estrés, ansiedad, e incluso, depresión.

Ella buscaba una solución y dio con unos vídeos de relajación y masaje, hasta que dio con uno en el que buscaba la relajación a través del susurro. En ese momento sintió la sensación de hormigueo o orgasmo cerebral y pensó que había dado con la solución.

Cuando leyó los comentarios sobre los vídeos comprobó que había mucha gente como ella y decidió montar su propio canal de Youtube para intentar ofrecer una solución «terapéutica» al alcance de todos. Y los resultados están ahí, con más de 50 millones de visitas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los Videos más vistos

Lo más leido