Políticos

Donald Trump estrena su nueva «Bestia» en Nueva York

Siete toneladas y blindaje antinuclear para el nuevo vehículo presidencial

Donald Trump estrena su nueva "Bestia" en Nueva York
Nuevo vehículo de Trump

Es en uno de los modelos mas especiales y espectaculares, a la vez que de los más esperados de ver por los amantes de los automóviles, la nueva y espectacular limusina presidencial de los EEUU se estrenó en Nueva York sin estridencias ni banda de música pero siendo objeto de todas las miradas.

Llamada coloquialmente «La Bestia» por medios de todo el mundo, debido a su enorme tamaño y su función de ser fortaleza acorazada rodante a prueba de casi cualquier ataque, esta mole blindada tuvo su estreno durante lo que será una semana cargada de eventos organizados por la ONU que reunirán a los principales líderes del mundo en Nueva York dentro del marco de la Asamblea General 2018.

El modelo Cadillac, diseñado más como un vehículo militar de apariencia civil que como un simple transporte de lujo, fue visto en la Gran Manzana donde trasladará al presidente Trump en su visita oficial a la ciudad de los rascacielos, un lugar donde el mandatario ha dejado su impronta en los imponentes rascacielos que ostentan la marca «Trump».

La versión que venía siendo utilizada hasta el momento fue puesta en servicio en el año 2009, cuando el ex presidente Obama comenzaba su primer mandato.

El transcurso de los años y el incremento en el número de amenazas a las que se ve expuesto el líder político más poderoso del mundo cuando se encuentra de viaje, ha obligado al Servicio Secreto estadounidense a trabajar con General Motors y otras agencias para desarrollar un vehículo adaptado a los tiempos actuales que vivimos.

El estilizado y todavía más impenetrable modelo visto el pasado domingo en el helipuerto del bajo Manhattan, es el resultado de un contrato gubernamental otorgado al poderoso conglomerado detrás de Chevrolet por la suma de 15.8 millones de dólares, para el diseño de «la nueva generación de limusinas de desfile fases 2 y 3».

Con elementos de diseño heredados del modelo de producción en serie Cadillac CT6, el vehículo presidencial es en realidad un tanque camuflado de limusina.

Según recoge Exclusiva Digital, sus características específicas son un verdadero secreto pero expertos aseguran que su base es la del vehículo deportivo utilitario de tamaño completo Chevrolet Suburban.

Su pesado blindaje, compuesto por distintos tipos de armadura en su carrocería que le permite proteger a sus preciados ocupantes de ataques directos con distintos tipos de armamentos, también es resistente a minas.

A pesar de su enorme tamaño y un peso estimado en torno a las siete toneladas, su suspensión ha sido ajustada para ser relativamente ágil y poder escapar de un ataque en lugares relativamente reducidos.

Su sistema de extinción de incendios brinda la seguridad de que sus ocupantes no serán víctimas de las llamas dentro del sofisticado ‘bunker’ de seguridad del interior del vehículo, mientras que sus neumáticos cuentan con una capa interior de kevlar que les permite seguir rodando aun estando completamente desinflados.

La cabina de pasajeros ha sido sellada contra ataques nucleares, biológicos y químicos. Un sistema de visión nocturna permite conducir a oscuras tal y como si se tratara de un tanque militar.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Fernando Veloz

Economista, comunicador, experto en televisión y creador de formatos y contenidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído