La presentadora de 'Sálvame', infiel por un día a su cadena

Paz Padilla enloquece en ‘El Hormiguero’: chistes racistas, homofobia y ‘zascas’ a T5

Polémica charla con Pablo Motos en Antena3

Paz Padilla enloquece en 'El Hormiguero': chistes racistas, homofobia y 'zascas' a T5
Pablo Motos y Paz Padilla.

Paz Padilla volvió a liarla pero en vez de en Telecinco, fue en Antena3. La presentadora de ‘Sálvame’ acudió este 19 de febrero de 2018 a ‘El Hormiguero’ y allí, ante Pablo Motos, le dio tiempo para llorar, reír y hacer chistes de dudoso gusto sobre chinos y funcionarios.

Nos encanta Paz Padilla. Mucho. Es un estupendo reclamo para la audiencia por su espontaneidad y su sentido del humor. Cierto es que a veces se le va la mano con sus comentarios o chistes pero no deja de ser un animal televisivo único, tal y como demostró el día que le fue ‘infiel’ a T5 con A3.

Padilla visitó ‘El Hormiguero (ya lo había hecho en 2015) para presentar ‘Desatadas’, su nueva obra de teatro. Pero la actriz y presentadora habló de todo y de todos. Pablo Motos comenzó alabando su figura, a lo que Paz contestó con una divertidísima anécdota:

Mira, Pablo, yo es que ahora soy fitness. Hago gimnasia, pesas, culturismo… Me pongo fuerte y desahogo. Estoy haciendo ahora todo que no hice en el colegio. Mi gimnasio están lleno de policías. Están que te mueres y muchos entrenan sin camiseta. Un día me invitaron a entrenar con ellos. Eran por lo menos 15 y, además justo ese día me tocaba piernas, así que me fui con ellos. Lo peor es que me picaba más que el Cantábrico con ciclogenésis y por la noche no me podía ni mover. Había visto en Aliexpress un embudo para mear de pie y habría dado todo mi reino y un caballo por no tener que agacharme. ¡Qué agujetas! Yo no sé como los ladrones tienen cojones de robar.

Aquí una oferta para Paz Padilla, la amante de ‘los negros’

Y de ahí pasó a hablar de sus viajes por el mundo y de una anécdota con los chinos que resultó un tanto políticamente incorrecta:

Los chinos andan muy rápido y en las calles hay una megafonía que te dice que no pares. Si te paras te matan y mueres aplastado y ahora como son todos iguales, cómo descubres quién te ha matado.

Cuando entras en los lavabos también te dicen que no te pares y tienes que hacer lo que sea con las puertas abiertas. Ellas no se agachan porque como todo lo tienen igual que los ojitos…

Y yo veo a una que está soltando lo más grande y yo estaba flipando. Van con prisas y yo quería hacerle una foto para enseñarsela a mi hija. Me metí en el lavabo de al lado para ser más discreta. Pero me salió borrosa. Yo quería echarle una foto a la mierda.

A ver, Paz, no hay que ponerse puritanos pero hay chistes y chistes, sobre todo si los cuentas en un programa familiar de máxima audiencia. Esto es como cuando dijo en ‘Sálvame’ que había descubierto que los «negros eran muy buenos». Pues va a ser que no.

Padilla también habló, como ya había hecho en ‘Mi casa es la tuya’, de cómo en Benín, una curandera le había tocado los pechos:

Las santeras me cogían las tetas, que las tengo de silicona por 9.000 euros. Ellas se limpiaban el sudor con la camiseta y se les veían las tetas que eran como calcetines llenos de arena. Y yo les decía que lo mío era postizo.

De las risas pasamos a las lágrimas. Y es que Motos le preguntó a Padilla por el que fue su mejor amigo, el fallecido Chiquito de la Calzada:

A mí me llaman por teléfono porque había ido a acompañar a mi cuñado a un casting. Voy a Antena3 y me encuentro a un grupo de 15 cómicos. Teníamos que ver cómo encajábamos entre nosotros y allí estaba Chiquito.

Era muy bueno, muy ingenioso y muy generoso. Él siempre tenía que estar de broma y había mucha gente que no le entendía del todo. De hecho, Sardá me pidió que me quedara en ‘Crónicas Marcianas’.

Luego, más polémica. Motos le recordó a Paz su época como enfermera y ella soltó un chistes también de mal gusto:

Yo iba al hospital y me recorría todos los departamentos contando chistes. Quería ser funcionaria para tener un mes de vacaciones y las navidades.

Motos le recordó que él, en Antena3 tiene «dos meses de vacaciones» y Padilla, en su primera pullita a Telecinco, dijo que:

Bueno, yo estoy para reventar y no me han dado nada. Nunca he tenido un mes de vacaciones. Yo soy muy trabajadora y nunca puedo decir que no.

Y para rematar la noche, Padilla dijo algo que, personalmente, me parece fuera de lugar. Fue cuando contó que había besado a una mujer en la serie ‘La que se avecina’:

Me tiré cinco días sin comer. Me dio fatiga, no por nada pero no podía con ello.

En serio, ¿tan malo es besar a una persona del mismo sexo y más cuando estás haciendo tu trabajo como actriz? ¿Tan poco profesional es?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído