Charlie Gard

Por Carlos de Bustamante

( Charlie Gard con sus padres. Foto en mx.selecciones.com)

En este mundo en que nos ha tocado vivir, tan bueno o malo como lo fueron otros, hay acontecimientos, sin embargo, que conmueven. Tal es el caso del niño Charlie Gard y de sus padres. En mi opinión, ejemplar y ejemplarizante. No por la criatura, sino por sus padres. Soberana lección de paternidad y amor responsables.

Resumo con la brevedad que me sea posible la historia de este suceso conmovedor. Primero una información: Los padres de Charlie, Chris Gard y Connie Yates, han anunciado que ponen fin a la batalla judicial que llevan meses librando para que el bebé, que sufre el Síndrome de Agotamiento Mitocondrial, pudiera recibir un tratamiento en Estados Unidos. Esta dura decisión la han hecho pública en la vista en la Corte Suprema después de que el caso Charlie pasara por varios estamentos judiciales británicos, llegara a Estrasburgo y de nuevo volviera a la Corte Suprema. Cientos de miles de firmas y el apoyo del Papa Francisco y de Donald Trump, entre otros, han hecho de este caso una campaña internacional a favor de la vida y de unos padres que se han dejado todas sus energías en luchar por su hijo.

Un proceso judicial interminable: El abogado que representa a los padres de Charlie, Grant Armstrong, dijo que «tristemente, el tiempo se ha agotado» para poder tratar al pequeño de 11 meses, que padece este extraño desorden que inhabilita la capacidad del cuerpo de dar energía a los músculos. De no haberse dilatado tanto el proceso -aproximadamente un año- judicial el pequeño podría haber tenido al menos una oportunidad para ser tratado.

Los padres del bebé, que está ingresado en el hospital Great Ormond Street de Londres, conectado a unos aparatos que le mantienen con vida, mantenían un conflicto judicial con ese centro, que dirime el Tribunal Superior de Londres y estaba previsto que este martes esa corte decidiera si autorizaba o no que el pequeño sea llevado a EEUU.

Los padres del bebé, que está ingresado en el hospital Great Ormond Street de Londres, conectado a unos aparatos que le mantienen con vida, mantenían un conflicto judicial con ese centro, que dirime el Tribunal Superior de Londres y estaba previsto que este martes esa corte decidiera si autorizaba o no que el pequeño sea llevado a EEUU.

«Los peores temores se han confirmado»: En una vista en el citado tribunal londinense, Armstrong explicó que, a la vista de los últimos análisis médicos realizados para evaluar la salud del pequeño, que no tiene ninguna función activa, se había evidenciado que el daño ocasionado al músculo y los tejidos del bebé es «irreversible». «Los peores temores de los padres se han confirmado», apuntó el abogado, que agregó que «ahora es demasiado tarde para Charlie».

Este representante legal reveló además que la pareja tenía la sensación de que prolongar su lucha legal en los tribunales ocasionaría «dolor» al bebé al comparar el caso, que ha atraído una enorme atención mediática en todo el mundo, a «una tragedia griega».

La decisión «más dura» de sus vidas: «A estos padres les esperan días negros por delante y desean atesorar el tiempo que les queda con Charlie, sin importar lo corto que pueda ser», añadió el abogado, que apuntó que la pareja quería que de su caso «se aprendan lecciones».

La madre del pequeño afirmó en el transcurso de esa audiencia judicial que ésta había sido «la decisión más dura» que habían tenido que tomar, tal y como recoge la agencia EFE. En consecuencia estamos viviendo el caso más positivo de estos tiempos en que los abortos criminales campan por sus respetos. No es ésta una actuación “contra´ el aborto”, sino ejemplo admirable “a favor de´ la vida”. Nada se me ocurre que añadir al ejemplo que debiera perdurar. Que el grito silencioso de estos padres con su ¡sí a la vida!, remueva las conciencias de los que humanizan a los animales y sacrifican a sus propios hijos.

P.D.: enviado el presente escrito a nuestro organizador del blog, nos llega la triste noticia del fallecimiento del niño bebé Charlie Gard, que el 4 de agosto hubiera cumplido un año. Y con ella las impresionantes, conmovedores, palabas de su madre como despedida: “Duerme bien. Mamá y papá te quieren, Charlie. Siempre lo hemos hecho y seguiremos haciéndolo». Con estas palabras, los padres de Charlie Gard se despedían de su hijo con el dolor de no haber cumplido su último deseo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído