Explosión de alumnos en la Formación Profesional 

Por José María Arévalo

(Evolución de alumnos de formación profesional en Castilla y León)

El Consejo de Ministros aprobó el pasado 3 de mayo cinco acuerdos por los que las comunidades autónomas recibirán 1.307 millones de euros para distintas acciones en el ámbito de la FP. Así que, ahora que estamos acabando el curso 2022-2023, he repasado las noticias del mismo en nuestra comunidad, y me ha llamado la atención la de una explosión de alumnos en la Formación Profesional. “La FP supera ya los 45.000 alumnos en la región -informaba la prensa en octubre pasado-  y suma 13.000 más que Bachillerato.” Los jóvenes que eligen la Formación Profesional para formarse suben un 12% en los últimos cinco años y Valladolid acapara casi uno de cada dos nuevos estudiantes de Castilla y León que optan por un grado de FP.

La mayoría de los jóvenes de Castilla  y León deciden encaminar sus estudios a través de la Formación Profesional (FP) en vez del Bachillerato.  Los datos así lo avalan puesto que  45.154 alumnos optan por cursar un  grado de FP, frente a los 32.144 que  realizan el bachiller. Es decir, una diferencia de 13.010 estudiantes.  En los últimos cinco años la Formación Profesional no ha dejado de crecer y ha superado su anterior récord,  cuando se situó en el curso 2021/2022  con 43.992 estudiantes.

Desde el año académico 2019/2020 supera los  40.000 alumnos, cuando logró 41.741.  Respecto al año pasado hay 1.162  alumnos más en Castilla y León, lo  que representa un 2,6% más. A diferencia del Bachillerato que tan solo  aumentó en 31 alumnos, un 0,1%. De  hecho, la FP es la enseñanza que más  aumenta, en lo que a número de estudiantes se refiere, en la Comunidad, a  excepción del primer ciclo de Educación Infantil, debido a la novedad de  la gratuidad de dos a tres años.  En los últimos seis años los estudiantes de Formación Profesional han  aumentado curso tras curso, a excepción del año académico 2018/2019  que experimentó una bajada de 99  alumnos.

Opciones de Formación Profesional

Desde el curso 2017/2018  los alumnos de FP han aumentado en  4.841 en toda Castilla y León, un  10,77% más que hace seis años.  Cabe reseñar las diferentes opciones que hay para cursar una Formación Profesional. Primero está la FP  Básica, para acceder a ella, los jóvenes no deben superar los diecisiete  años y deben haber cursado el primer ciclo de la Educación Secundaria Obligatoria, o al menos el segundo curso. En segundo lugar esta el  Grado Medio, para poder cursar estos estudios, el alumno debe estar  graduado en la ESO o tener la FP  Básica, es decir, no es necesario cur sar Bachillerato para acceder a un  Grado Medio. En tercer lugar está el  Grado Superior, para entrar en él, se  debe haber aprobado el Bachillerato  o lo propio con la titulación de un  Grado Medio.

(Alumnos de formación profesional)

Por último se sitúan  los Cursos Especializados FP, para  acceder a ellos se debe tener la titulación de Grado Medio. Es la etapa  educativa menos demanda de las anteriormente mencionadas.  Según datos de la Consejería de  Educación, la estimación es que todas las etapas de la Formación Profesional aumenten sus alumnos respecto al curso pasado. La FP Básica  aumentaría un 1,22%, la etapa de  Grado Medio haría lo propio con un  2,47%, los Grados Superiores experimentarían una subida del 4,83%.  La mayor subida sería la de los Cursos Espcecializados con un 33,54%.  Tal es la demanda de la Formación Profesional que en el último lustro ha crecido en todas las provincias  de la Comunidad a excepción de Zamora que se ha reducido un 2%, 47  alumnos menos en cinco años.  Todo lo contrario sucede en la provincia de Valladolid, puesto que en  un lustro ha pasado de 9.264 alumnos a los 11.347 actuales, 2.083 más.  Este dato supone que el 44% de los  nuevos estudiantes de la Formación  Profesional en Castilla y León son  vallisoletanos, prácticamente uno de  cada dos alumnos nuevos.  En la provincia de León también  hay un aumento destacable de los  estudiantes que cursan la Formación Profesional. En 5 años ha aumentado en 880 estudiantes, un  12,5%. Burgos presenta una subida  parecida puesto que presenta 811  alumnos más, un 12,9%.

El resto de provincias de Castilla  y León presenta un menor aumento  total de alumnos. Salamanca incrementa sus alumnos de FP en 518, lo  que supone un 8,6% respecto al lustro pasado. Ávila hace lo propio con  301 cursantes más de Formación  Profesional, un 13,1% más que hace un lustro.  Las provincias que menos aumento presentan son Palencia, Soria y Segovia. La primera de ellas  aumentó sus alumnos en 281 durante 5 años, un 9,32% más. Soria  ‘ganó’ 109 estudiantes de FP, lo que  supone un 7,9%. Segovia es la provincia que menos aumento de  alumnos de Formación Profesional  presenta con tan solo 4 estudiantes  más en cinco años, un 0,1%.

El Bachillerato pierde  alumnos

En cambio, el Bachillerato pierde  alumnos respecto a años anteriores.  La estimación que la Consejería de  Sanidad presentó al inicio del curso  se sitúa en 32.144 alumnos de bachiller en el presente curso. Es una cifra  inferior a la del curso 2017/2018, en  este año académico, Castilla y León  contaba con 33.386 estudiantes, lo  que supone un 3,72% menos. Es  cierto que del anterior curso académico a este han aumentado los  alumnos de Bachillerato, pero desde  hace seis años este fase educativa  pierde estudiantes año a año.

En el  curso 2018/2019 se bajó de la cifra de  los 33.000 escolares y no se ha vuelto a alcanzar.  Estos datos contrastan con el número de alumnos de la Formación  Profesional, en constante aumento, y  refuerzan la idea de que los jóvenes  de la Comunidad se inclinan por la FP  para su futuro académico y laboral.

Oferta de grados

La Junta de Castilla y León, a través  de la Consejería de Educación, ofrece  diversos grados en las cuatro etapas  de la Formación Profesional (FP Básica, Grado Medio, Grado Superior y  Cursos Especializados).  En la FP Básica, se ofrecen diversos grados, muchos de ellos se encuadran dentro de ‘Familas Profesionales’, entre ellas están la agraria, la  electricidad y electrónica, la fabricación mecánica, la industria alimentaria y la informática y comunicaciones. Fuera de estas agrupaciones, se ofertan los grados de Servicios Administrativos, Servicios Comerciales,  Reforma y Mantenimiento de Edificios, Peluquería y Estética, Carpintería y Mueble, Tapicería y Cortinaje ,  Mantenimiento de Vehículos y Cocina y Restauración; entre otros.

La  oferta académica se incrementa en el  Grado Medio. En esta etapa las familias aumentan, los alumnos pueden  escoger: Actividades físicas y Deportivas; Administración y Gestión;  Agraria; Artes gráficas; Comercio y  Marketing, Edificación y Obra civil;  Electricidad y Electrónica; Fabricación mecánica; Hostelería y Turismo;  Imagen personal; Imagen y Sonido;  Industrias alimentarias; Informática  y Comunicaciones; Instalación y  Mantenimiento; Madera, Mueble y  Corcho; Química, Sanidad, Seguridad y Medio ambiente, Servicios Socioculturales y a la Comunidad, Textil, Confección y Piel; Tratamiento y  Mantenimiento de Vehículos.

Los grados ofertados en el Grado  Superior aumentan respecto a los de  Grado Medio, de la misma forma que  lo hacen los centros donde se imparten. Aunque la oferta educativa es  muy similar, se engloban en apartados muy similares: Actividades físicas y Deportivas, Administración y  Gestión; Agraria; Artes Gráficas; Comercio y Marketing; Edificación y  Obra Civil; Electricidad y Electrónica; Energía y Agua; Fabricación Mecánica; Hostelería y Turismo; Imagen  Personal; Imagen y Sonido; Industrias Alimentarias; Informática y Comunicaciones; Instalación y Mantenimiento; Madera, Mueble y Corcho;  Química; Sanidad; Seguridad y Medio Ambiente; Servicios Socioculturales y a la Comunidad; Textil, Confección y Piel; Transporte y Mantenimiento de Vehículos.

Arranca el curso en los 8 centros de FP  Agraria de la Junta con 620 alumnos

“Se reparten – informaba por su parte El Mundo de Valladolid, que reproducimos también aunque ya hemos dado muchos de estos datos, pero daba ogtrosnuevos- en 18 ciclos formativos de grado medio y superior con un centro en cada provincia  salvo Salamanca.  Más de cien aspirantes estudian en los de La Santa Espina, Segovia y Viñalta.

El curso 2022-2023  comenzó en las escuelas de Formación Profesional Agraria con 620 alumnos  repartidos en los 8 centros dependientes de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo  Rural. Se trata de 18 ciclos formativos ofertados, de grado medio y  superior. Como viene sucediendo  en los últimos años, el número de  matriculados se ha incrementado  en los Centros Integrados de Formación Profesional (Cipf) gestionados por la Administración autonómica, «debido a la importante inserción laboral de los alumnos, así como al esfuerzo realizado por la Consejería por ampliar  la oferta formativa adaptada a las  características productivas del  entorno y apostar por una formación agraria y agroalimentaria  orientada hacia el empleo», explicó el departamento de la Junta.

La formación agraria, «constituye uno de los pilares estratégicos para la modernización agraria y el desarrollo rural, consiguiendo no solo explotaciones y  empresas competitivas, sino también empresarios y trabajadores  con un alto nivel de cualificación  dentro del sector agroalimentario», añadió la misma fuente.  La oferta formativa de la Consejería cuenta con FP Inicial, FP  para el Empleo y FP No Formal.  En cuanto a la Formación Profesional Inicial, gestiona los ocho  Centros Integrados de Formación Profesional mencionados,  donde se imparten títulos de Grado Medio y de Grado Superior,  con 620 alumnos matriculados  en este curso 22-23.  Estos centros ofertan 18 ciclos  de Formación Profesional de las  familias Agraria, Industrias Alimentarias y Actividades Físicodeportivas, siendo ocho ciclos de  Grado Superior y diez ciclos de  Grado Medio. Por familia profesional, se oferta un total de catorce ciclos de la Familia Agraria, dos de la familia Industrias  alimentarias y dos de Actividades físico-deportivas.

El alumnado de estos centros  recibe una formación técnicopráctica integral que le permite,  una vez completada su formación  específica en una empresa determinada, desarrollar todo su potencial personal y laboral, y convertirse en un elemento clave en  la profesionalización de la empresa o de su propia explotación.  Los centros se reparten por la geografía de la Comunidad. Hay  uno cada una de las provincias  salvo en Salamanca, y los más demandados son los de la Santa Espina, en Valladolid, Segovia y Viñalta (Palencia), sobrepasando  los cien alumnos en cada uno de  ellos. Allí se imparten ciclos de  grado medio y superior de las especialidades de Producción Agropecuaria, Paisajismo y Medio Rural y Ganadería y Asistencia en  Sanidad Animal, entre otras.  En cuanto a la Formación Profesional para el Empleo, en los  Centros Integrados se imparten  también cursos de formación no  formal, de corta duración y de diversas temáticas, en materia  agrícola, ganadera, forestal,  agroalimentaria y de desarrollo  rural, además, también se imparten certificados de profesionalidad en colaboración con el Servicio Público de Empleo de Castilla y León (ECYL), de las familias profesionales Agraria, Industrias Alimentarias y Actividades  físico-deportivas. Los certificados de profesionalidad son el instrumento de acreditación oficial  de las cualificaciones profesionales en el ámbito de la Administración laboral y se imparten en  todos los Centros Integrados.

Encuadradas en la Formación  Profesional No Formal están las  actividades específicas organizadas por la Consejería en los  Centros Integrados con el objetivo de complementar la formación integral del alumnado. En  esta modalidad de formación no  formal regulada destacan los  cursos de Incorporación a la empresa agraria (200 horas), curso  de usuario profesional de productos fitosanitarios (a partir de  25 horas) y los cursos de bienestar animal, entre otros.  FP DUAL Dentro de la modalidad de FP  Inicial, en los últimos años, la  Junta ha mantenido la línea de  trabajo de potenciar la Formación Profesional Dual, incrementando el número de ciclos en los  que se oferta esta modalidad, con  el fin de favorecer este ajuste entre las necesidades de personal  de los sectores productivos y la  oferta de personal formado.

Modalidad dual

Mediante la modalidad dual, los  alumnos completan su formación  en la empresa, mejorando su empleabilidad y formación global.  Esta fórmula mixta fórmula de  formación y empleo combina la  formación en el centro educativo  con la que después realizan en las  propias empresas, lo que permite  aumentar la ratio de inserción laboral de los alumnos que cursan os ciclos en esta modalidad,  puesto que en muchos casos los  alumnos acaban trabajando en  esas empresas.  Con ello se promueve la inserción laboral de los jóvenes, adecuando la oferta formativa a la demanda del mercado laboral y potenciando la autonomía de las  personas mediante el desarrollo  de capacidades a lo largo de su vida.

Se trata de una herramienta  imprescindible para la incorporación de jóvenes al sector, lo que  es clave para el futuro de la juventud y el crecimiento económico y  social del mundo rural.  Actualmente del centro de Albillos (Burgos) hay tres alumnos en  la FP dual y las empresas donde  hacen las prácticas son las siguientes: uno en Genética El Bardal SAU, en la localidad de Mecerreyes (Burgos), y dos en Viters  Familia SLU en la localidad de  Cubo de Solana (Soria).  Merece una mención especial,  según explica la Administración  autonómica, el reconocimiento en  los Premios I+Porc a los estudiantes de FP Agropecuaria Dual,  Especializada en Producción Porcina, a un alumno de Castilla y León, Eduardo de León, que se formó en el centro de Albillos (Burgos) y realiza las prácticas en la  empresa Viters Familia”.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído