Carta a Imanol Arias

Estimado Sr. Arias:

Está muy feo que un actor tan presuntamente comprometido como usted con las causas nobles pisotee la Libertad y la Justicia. Y también es muy estúpido: no se puede se más incoherente. Me refiero a su participación como protagonista en uno de los spots de la nueva e infame campaña institucional «Hay salida» -contra el varón, naturalmente, y a favor de la ley integral de medidas contra la mal llamada violencia «de género» (LIVG)- producida por TVE.

Es vergonzoso, Sr. Arias, que usted no respete la libertad, el honor, la dignidad y la vida del millón de varones decentes -sí, he dicho un millón- que son -somos- injustamente criminalizados, perseguidos, maltratados, arruinados, y lo que es peor, alejados de nuestros hijos, víctimas de las denuncias falsas de nuestras parejas o ex parejas femeninas y de una ley de autor miserable. Una ley de autor, inconstitucional, arbitraria e injusta, que desconoce la presunción de inocencia e invierte la carga de la prueba. Una ley que trata al varón como otros regimenes felizmente superados -pero tan totalitarios como el que padecemos-, trataban a los judios o a los negros: culpables a priori por el mero hecho de serlo.

Y es que cuando un personaje público como usted cede su imagen para una campaña de esta naturaleza, debe ser muy consciente de lo que hace. Y seguro que usted lo es. Sobre todo cuando es tan groseramente manipuladora, tan injusta y tan falsa, olvidando voluntariamente a la otra mitad de la población -los varones, los abuelos y los niños- que también sufren, sufrimos, crímenes, vejaciones y maltratos a manos de mujeres desalmadas -hijas, madres o esposas- con absoluta impunidad y el silencio, o el aplauso, cómplices de las instituciones, la casta política sin excepción y los medios de comunicación de toda laya: todo en aras de la propaganda oficial y la consigna universal de lo políticamente correcto.

Y más cuando se supone que usted lo hace altruistamente, apoyando plenamente la «causa»; absolutamente convencido de la bondad del mensaje que pretende trasmitir. Luego no vale ponerse de perfil. Ni decir que usted es sólo un actor. Porque éso es otra historia. Con su apoyo incondicional usted es también cómplice de la monstruosidad jurídica que supone la LIVG, y del genocidio social que están sufriendo millones de hombres en España. Sobre su conciencia también recae la responsabilidad. Piénselo.

Porque, tristemente, para los millones de varones inocentes perseguidos por la abyecta LIVG no hay salida. Ni Justicia. Ni supervivientes. Ni esperanza.

Atentamente,

Antonio Cabrera Salamanca

Post Scriptum
Este es el repulsivo spot de campaña protagonizado por Imanol Arias. Pagado, vía impuestos, por todos los españoles. Varones incluidos.

Autor

Antonio Cabrera

Colaborador y columista en diversos medios de prensa, es autor de numerosos estudios cuantitativos para la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) y la Secretaría de Estado de la Defensa (SEDEF) en el marco del Comercio Exterior de Material de Defensa y Tecnologías de Doble Uso y de las Relaciones Bilaterales con EE.UU., así como con diferentes paises iberoamericanos y europeos elaborando informes de índole estratégica, científico-técnica, económica, demográfica y social.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Antonio Cabrera

Colaborador y columista en diversos medios de prensa, es autor de numerosos estudios cuantitativos para la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) y la Secretaría de Estado de la Defensa (SEDEF) en el marco del Comercio Exterior de Material de Defensa y Tecnologías de Doble Uso y de las Relaciones Bilaterales con EE.UU., así como con diferentes paises iberoamericanos y europeos elaborando informes de índole estratégica, científico-técnica, económica, demográfica y social.

Lo más leído