Un tahúr en el ala oeste de La Moncloa (*)

Un tahúr en el ala oeste de La Moncloa (*)

A los muchos alias que por méritos propios acumula el aún presidente Sánchez -Falconeti, Okupa de La Moncloa, Profanador, Cum Fraude…- habrá que añadirle uno más. El de trilero. O quizás mejor el de tahúr. Y es que lo suyo es engañar al personal. Mentir compulsivamente y sin descanso. Jugar con ventaja, engatusar, confundir, distraer,
Sí, pero sólo la puntita.

Sí, pero sólo la puntita.

Por fin el Gobierno se ha decidido a aplicar el manoseado art. 155. ¿Para restablecer la Ley y el Estado de Derecho en Cataluña? ¿Para recuperar el orden social y la convivencia ciudadana? ¿Para revertir el daño de 40 años de odio nacionalista y conseguir que en Cataluña todos los ciudadanos sean libres e iguales? Pues va ser que no.
La partida de ajedrez

La partida de ajedrez

Unos (Puigdemont) y otros (Rajoy) decidieron utilizar al pueblo soberano como fichas de ajedrez en la decisiva partida política que iban a librar. Las blancas, con los escudos y blasones de la unión constitucional, serían para Rajoy. Las negras, con las picas y esteladas de la república soberana, para Puigdemont. Cada uno mueve a su antojo

Antonio Cabrera

Colaborador y columista en diversos medios de prensa, es autor de numerosos estudios cuantitativos para la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) y la Secretaría de Estado de la Defensa (SEDEF) en el marco del Comercio Exterior de Material de Defensa y Tecnologías de Doble Uso y de las Relaciones Bilaterales con EE.UU., así como con diferentes paises iberoamericanos y europeos elaborando informes de índole estratégica, científico-técnica, económica, demográfica y social.

Lo más leído