Se alimentan de carne de animales muertos que caen al fondo del mar

Descubren en el fondo del océano una cucaracha gigante

Es una especie carroñera fea, repulsiva y de gran tamaño que vive en las profundidades del mar

Descubren en el fondo del océano una cucaracha gigante

Investigadores de Singapur han encontrado una cucaracha marina gigante en el fondo del Océano Índico.

El aspecto de este crustáceo es igual de repulsivo que las terrestres. Tiene antenas largas y ojos grandes y se mueven en la oscuridad de las profundidades del mar.

Es una especie carroñera que se alimentan de carne de animales muertos que caen al fondo del mar. Por sus características la han bautizado como «cucaracha gigante».

Esta peculiar criatura, fue encontrada durante una excursión marina realizada por Peter Ng de la Universidad Nacional de Singapur y sus colegas.

La nueva criatura pertenece al género Bathynomus, que son isópodos gigantes: grandes criaturas con cuerpos planos y duros que se parecen a los piojos y viven en aguas profundas.

Los Bathynomus raksasa (que significa «gigante» en idioma indonesio) se hallan en el estrecho de Sunda, entre las islas indonesias de Java y Sumatra, así como en un área del cercano Océano Índico, entre 957 y 1.259 metros bajo el nivel del mar.

«Su tamaño es muy grande. De hecho ocupa la segunda posición entre el género de los Bathynomus», señaló la investigadora principal Conni Margaretha Sidabalok, del Instituto de Ciencias de Indonesia (LIPI).

Este hallazgo, es el primero encontrado en Indonesia. Generalmente, este lugar escasean investigaciones similares, informó el equipo en la revista ZooKeys.

Cahyo Rahmadi, jefe interino de zoología de LIPI, expresó que el descubrimiento significa «que el gran potencial de biodiversidad de Indonesia aún no se ha descubierto del todo».

¿Por qué estos animales marinos llegan a crecer tanto? Una teoría sostiene que los animales que viven a esas profundidades necesitan transportar más oxígeno, por lo que sus cuerpos se hacen más grandes y tienen patas más largas.

Otra explicación es que no existen muchos depredadores en las profundidades del mar, por lo que pueden crecer con seguridad a tamaños más grandes.

Según el NHM, su metabolismo es increíblemente lento: un isópodo gigante en cautiverio en Japón supuestamente sobrevivió durante cinco años sin comer.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Yéssica Salazar

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo. Con Máster en Gerencia y Tecnologías de la Información. Con infinito amor por el periodismo y los medios audiovisuales que me han permitido conocer nuevos senderos, diferentes y desconocidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído