Los animales gigantes no aparecieron directamente al comienzo de la era de los dinosaurios

El calentamiento global facilitó la existencia de dinosaurios gigantes

Los fósiles de uno de los grandes saurópodos más antiguos, excavados en la Patagonia argentina, ofrecen datos sobre el impacto del clima en la evolución de los dinosaurios

El calentamiento global facilitó la existencia de dinosaurios gigantes
Dinosaurios PD

El calentamiento global generó un ambiente idóneo para la existencia de dinosaurios gigantes.

Los fósiles de uno de los grandes saurópodos más antiguos, excavados en la Patagonia argentina, aportan nuevas pruebas de que un evento de calentamiento global desató la evolución de los dinosaurios gigantes.

Los saurópodos eran animales realmente asombrosos e incluían los animales terrestres más grandes conocidos, con longitudes corporales de hasta 40 metros y pesos de 70 toneladas o más.

Sin embargo, estos animales gigantes no aparecieron directamente al comienzo de la era de los dinosaurios.

Durante los primeros 50 millones de años de su historia evolutiva, los Sauropodomorpha, el linaje al que pertenecen los saurópodos, estuvieron representados por varios grupos de animales bípedos a cuadrúpedos.

Aunque algunos de ellos alcanzaron tamaños corporales grandes de unos 10 metros de longitud y unas pocas toneladas de peso, estos grupos también incluían animales más pequeños y de complexión más ligera, algunos de los cuales no eran más grandes que una cabra.

Sin embargo, hacia el final del período Jurásico Temprano, hace unos 180 millones de años, todos estos grupos desaparecieron repentinamente y solo un linaje sobrevivió y prosperó: los saurópodos.

Lo que causó este cambio de fauna durante el Jurásico Temprano ha permanecido enigmático hasta ahora.

Un equipo internacional de investigadores dirigido por el paleontólogo argentino Diego Pol, ubicó de forma precisa en su contexto temporal y ecológico la nueva especie de dinosaurio hallada en Argentina, que denominó Bagualia alba.

Por lo tanto, las capas de las que proviene el nuevo saurópodo podrían datarse de hace 179 millones de años, justo después de la misteriosa desaparición de los otros grupos de sauropodomorfos.

Los fósiles de plantas en las capas de rocas justo antes de esa época y en la época en que vivió Bagualia proporcionan evidencia del clima y la ecología cuando vivían estos animales, según un comunicado.

Así, los datos indican que hubo un cambio climático relativamente rápido hace unos 180 millones de años, de un clima templado cálido y húmedo, en el que floreció una vegetación diversa y exuberante, a un clima fuertemente estacional, muy caluroso y seco, caracterizado por una flora menos diversa, y dominada por formas que muestran adaptaciones para climas cálidos como ciertas coníferas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído