El sector fotovoltaico afirma que la UE «desautoriza» al Gobierno español por el recorte de las primas

Las organizaciones que agrupan a la industria fotovoltaica de España entienden que las palabras del comisario de Energía, Günther Oettinger, legitiman sus posiciones frente a la normativa que recorta sus primas y ven en Bruselas «la esperanza del sector».

Así lo señalaron estas organizaciones después de que Oettinger criticara la «retroactividad» de las medidas del Ejecutivo español y la falta de garantías y certidumbre que, con ellas, se da a los inversores.

Las patronales fotovoltaicas incidieron, por ello, en que «la contundente declaración del máximo exponente europeo de la Energía supone un atisbo de esperanza para la recuperación de la seguridad jurídica en nuestro país y para que, definitivamente, España cumpla con sus compromisos europeos».

La Asociación Empresarial Fotovoltaica (AEF), la Asociación de la Industria Fotovoltaica (ASIF) y la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA) han salido también al paso de la posición del Ministerio y rechazan que las normas publicadas recientemente aporten «visibilidad y certidumbre». Tampoco están de acuerdo con que el Ministerio haya «puesto toda su voluntad en alcanzar un acuerdo, cuando mantuvo casi seis meses de silencio con el sector».

Las tres asociaciones fotovoltaicas ven en las declaraciones del comisario europeo «una desautorización de la regulación retroactiva que, en materia de renovables, está llevando a cabo el Ministerio de Industria».

El comisario, añaden, «habla claramente de retroactividad, algo evidente para el sector y para los distintos grupos parlamentarios que expresaron su rechazo a la norma en el Congreso el pasado día 26 de enero».

Según estas asociaciones, las declaraciones del comisario Oettinger, en las que señala que los cambios retroactivos planteados por España no son aceptables, «dan esperanza a las denuncias que, desde los servicios legales de las asociaciones se realizarán ante la Comisión Europea por incumplimiento» de la normativa comunitaria.

VERSIÓN DEL GOBIERNO

Por su parte, fuentes del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo indicaron que el recorte de primas para la energía fotovoltaica que incluye el decreto de medidas de ahorro energético del Gobierno, como el resto de cambios introducidos para las renovables, no va en contra de los principios recogidos en la legislación comunitaria y española, «ni en la letra ni en el espíritu», sino que, al contrario, aporta «visibilidad y certidumbre».

Las citadas fuentes sostuvieron que «España ha superado con creces, concretamente en seis puntos, los objetivos de renovables para 2010». Recordaron, además, que el Ministerio decidió modificar la retribución que reciben las renovables «de mutuo acuerdo» con los sectores eólico y termosolar. Sólo en el caso de la fotovoltaica «no fue posible el entendimiento, a pesar de que el Gobierno ha puesto toda su voluntad en alcanzar un acuerdo», añadieron.

Las mismas fuentes ministeriales defendieron que «los cambios introducidos en la normativa de los tres sectores son absolutamente legales y garantizan una rentabilidad suficiente para las instalaciones afectadas».

Se trata, añadieron, de «ajustes necesarios para garantizar la viabilidad, estabilidad y sostenibilidad del sistema a largo plazo y son consecuencia de las lecciones aprendidas por España, que ha sido un país pionero en las renovables y, en consecuencia, ha ido abriendo camino en la regulación».

Finalmente, indicaron que «los ajustes aprobados son proporcionados y en ningún caso van en contra de los principios recogidos en la legislación comunitaria y española, ni en la letra ni en el espíritu; más al contrario: dan visibilidad y certidumbre al resolver algunos elementos de insostenibilidad sobre los que era necesario actuar».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído