Un cazador lo confundió con un marrano y el otro alega defensa propia

Balance trágico de un domingo de caza de jabalíes: dos hembras de oso acribilladas

Trágica coincidencia en un día en que los cazadores tenían permisos especiales para salir al monte para abatir especies que consideran problemáticas

Balance trágico de un domingo de caza de jabalíes: dos hembras de oso acribilladas
Dos osos pardos. PD

Una desgracia. E irreparable.

En un solo día, dos cazadores han abatido a tiros a dos osos pardos.

Uno se encontraba en el Parque Natural de la Montaña Palentina y otro, llamado Sarousse, en el valle de Bardeji, en la comarca de Ribagorza de Huesca.

La Fundación Oso Pardo (FOP) ha iniciado ya acciones legales para pedir el esclarecimiento de la muerte a tiros de estas dos ejemplares de oso pardo.

Una de ellas fue abatida en el Parque Natural de la Montaña Palentina por un cazador que, al parecer, la confundió con un jabalí.

La segunda osa muerta se trata de Sarousse, reintroducida en los Pirineos franceses en 2006, y establecida en la Ribagorza aragonesa desde 2010 en donde fue tiroteada también por otro cazador que ha alegado defensa propia.

«No debe olvidarse que los actos de caza de especies en peligro de extinción pueden conllevar penas de hasta dos años de privación de libertad, y tres años, si es un espacio natural protegido; además de graves inhabilitaciones. Quizás sea el momento de plantearse el agravamiento de las penas de estos delitos, a la vista de la reiteración de estas muertes en circunstancias similares».

En el caso de la Montaña Palentina, se trata del tercer oso tiroteado por cazadores locales en los últimos años, debido supuestamente a confusiones con jabalíes.

En el caso de la osa Sarousse, el cazador también participaba en una cacería de jabalí en el valle pirenaico español de Bardaji.

Según avanza el diario Heraldo, el hombre gritó para asustarle, pero el animal habría avanzado hacia él hasta que utilizó su arma hasta en tres ocasiones.

En el Pirineo también han muerto tres osos en lo que va de año.

En primavera, un ejemplar recibió disparos en Ariège y aún no se ha encontrado al autor de los hechos.

El segundo llamado Cachou fue encontrado envenenado en el Val D’Aran.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído