El calvario de un malagueño que aguantó el tipo 8 horas antes de que le atendieran correctamente

¿Ha perdido una oreja? Pues vuelva usted mañana que al médico de guardia no le apetece salir de casa

El cirujano plástico no consideró que la herida que necesitó 30 puntos fuese motivo de urgencia, y tuvo que conformarse con un apaño

¿Ha perdido una oreja? Pues vuelva usted mañana que al médico de guardia no le apetece salir de casa
El médico de guardia hizo oídos sordos Captura

Le pusieron un vendaje comprensivo alrededor de la cabeza, que le apretaba aún más: "Me provocó cefalea"

Más de ocho horas tuvo que esperar un hombre para que le suturaran una herida que se hizo en una oreja como consecuencia de un accidente doméstico y que necesitó un total de 30 puntos. Ante esto, ha interpuesto sendas reclamaciones en el propio Hospital Regional de Málaga, donde fue atendido, y en la Junta de Andalucía.

El accidente doméstico que sufrió Antonio Recio, vecino de Málaga y de 61 años, se produjo en la madrugada del pasado 6 de diciembre al resbalar y golpearse con el pomo de una puerta, presentando un corte grande en el pabellón auricular izquierdo, con desprendimiento del mismo y afectación de zona cartilaginosa y tejidos profundos, necesitando, de hecho, 30 puntos de sutura.

PRIMERA CURA

Ante esto, el hombre se dirigió sobre las 02.00 horas al Hospital Civil, donde, tras una primera cura, el médico que le atendió le derivó al Regional, ya que precisaba la asistencia del cirujano plástico de guardia, según consta en la reclamación presentada por el afectado ante la dirección médica de este último centro hospitalario.

Cuando llegó al Hospital Regional, la doctora y la enfermera que le atendieron decidieron llamar al cirujano plástico de guardia, que se encontraba en su domicilio, para comunicarle el caso. Sin embargo, sin valorar presencialmente la herida, «dijo que no era motivo de urgencia y que volviera por la mañana, a las 10.00 horas», ha señalado a Europa Press el afectado.

Al parecer, los profesionales sanitarios que le estaban atendiendo insistieron en la gravedad de la lesión, pero aún así «el cirujano plástico de guardia se mantuvo en su postura de no acudir a atenderme», diciendo, incluso, que «me cosiera la enfermera, quien se negó al tratarse de zona cartilaginosa y tener tejidos profundos afectados, no estando capacitada para realizar la sutura».

Y VUELTA AL HOSPITAL

Una vez en casa, la herida comenzó de nuevo a sangrar de forma abundante, por lo que Recio se vio obligado a volver al Hospital Regional sobre las 05.30 horas. En esa ocasión le pusieron un vendaje comprensivo alrededor de la cabeza, que le apretaba aún más, lo que, según el afectado, «me provocó cefalea» y «el aumento de mi intranquilidad».

Finalmente, a las 10.00 horas de ese 6 de diciembre, tal y como le habían indicado, acudió a urgencias del Hospital Regional, donde ya el cirujano plástico que estaba en el centro, no el de guardia de esa pasada noche, le suturó la herida, para lo que tuvo que ponerle 30 puntos.

El mismo cirujano que le atendió reconoció, según Recio, que «no era normal que su compañero no hubiera ido esa noche, estando de guardia localizada».

Le comentaron, incluso, que una primera atención le hubiera evitado los sangrados abundantes y también los dolores de cabeza, con los que aún continúa; además de que cuando una herida no se sutura en las primeras seis horas, necesita tratamiento antibiótico, que, de hecho, le fue prescrito esa misma mañana.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído