Enfermedades de la A a la Z

Esta nueva técnica acaba con la miopía sin gafas y sin cirugía

Esta nueva técnica acaba con la miopía sin gafas y sin cirugía
Gafas, miopía, escolar, estudio y ciencia. PD

La miopía es un problema creciente en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que en el mundo hay 153 millones de personas con discapacidad visual debido a errores de refracción (miopía, hipermetropía, astigmatismo) no corregidos. En los últimos 50 años, las afecciones se han duplicado en Estados Unidos y Europa; en el este de Asia, del 70% al 90% de los adolescentes y adultos jóvenes son miopes. Según algunas estimaciones, 2,5 mil millones de personas en todo el mundo podrían verse afectadas por la miopía para 2020, según Beatriz de Vera, N+1.

Los anteojos y las lentes de contacto son soluciones simples; uno más permanente es la cirugía refractiva corneal. Pero, si bien la cirugía de corrección de la visión tiene una tasa de éxito relativamente alta, se trata de un procedimiento invasivo, sujeto a complicaciones posquirúrgicas y, en casos excepcionales, pérdida permanente de la visión. Además, las cirugías de corrección de la visión asistida por láser, como la queratomileusis láser in situ (LASIK) y la queratectomía fotorrefractiva (PRK) siguen utilizando tecnología ablativa, que puede debilitar la córnea.

Con el fin de desarrollar una técnica menos invasiva, investigadores de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la Universidad de Columbia (EE.UU.) han encontrado un nuevo método, descrito en un artículo de Nature Photonics, para corregir permanentemente la visión, en casos de miopía, hipermetropía, astigmatismo y astigmatismo irregular. Para ello, utilizan un oscilador de femtosegundos, un láser ultrarrápido que entrega impulsos de muy baja energía a una alta tasa de repetición, para alterar de forma selectiva y localizada las propiedades bioquímicas y biomecánicas del tejido corneal.

La técnica, que cambia la geometría macroscópica del tejido, no es quirúrgica y tiene menos efectos secundarios y limitaciones que los observados en cirugías refractivas. Por ejemplo, los pacientes con córneas delgadas, ojos secos y otras anormalidades no pueden someterse a cirugía refractiva. Por un lado, permite suficiente potencia para inducir un plasma de baja densidad dentro del volumen focal establecido pero no tanta como para causar daño el tejido.

Según los investigadores, cuando se aplica este método al tejido corneal, la reticulación altera las propiedades de colágeno en las regiones tratadas, y esto finalmente da como resultado cambios en la macroestructura global de la córnea. El tratamiento ioniza las moléculas diana dentro de la córnea al tiempo que evita la degradación óptica del tejido corneal. Debido a que el proceso es fotoquímico, no interrumpe el tejido y los cambios inducidos permanecen estables.

El grupo se encuentra actualmente construyendo un prototipo y planea comenzar ensayos clínicos antes de fin de año. También está buscando desarrollar una forma de predecir el comportamiento de la córnea como una función de la radiación láser, la forma en que la córnea podría deformarse si se tratara un círculo pequeño o una elipse, por ejemplo, de tal modo que el tratamiendo pueda ser personalizado.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído