Tecnología

La estación espacial china se quema tras su regreso a la atmósfera

La estación espacial china se quema tras su regreso a la atmósfera
Estación espacial china N+1

La estación orbital china Tiangong 2 completó su trabajo e hizo una órbita controlada el 19 de julio de 2019. La estación colapsó en las densas capas de la atmósfera sobre el Pacífico Sur, entre Nueva Zelanda y Chile, pequeños fragmentos que no se quemaron en la atmósfera cayeron al océano, según el sitio web de la Agencia Espacial de China, según recoge el autor original de este artículo Victor Roman en N+1 y comparte Paula Dumas para Periodista Digital

Tiangong 2 se lanzó a la órbita terrestre el 15 de septiembre de 2016 con la ayuda de un cohete portador de dos etapas, Changzheng-2F, y se convirtió en la segunda estación orbital del país asiático. Tenía una longitud de unos 10,4 metros, y su parte principal tenía un diámetro de unos 3,35 metros, el peso de la estación era de 8,6 toneladas. Contaba con dos paneles solares que en estado desplegado ocupaaban 18,4 metros de longitud.

Vida y muerte de la estación china
El primer atraco se realizó un mes después, en octubre de 2016, cuando la nave tripulada Shenzhou-11 se conectó con la estación y permitió el abordaje de dos taikonautas. Estos trabajaron durante un mes en la estación, conduciendo una serie de experimentos científicos y técnicos. También lanzaron el satélite Banxing-2 desde la estación.

Posteriormente, la estación recibió la primera nave de carga Tianzhou 1, que se acopló con la estación tres veces en modo automático y realizó su repostaje, lo que confirmó la posibilidad de llevar a cabo dicha operación en el marco del futuro proyecto de una estación orbital multi-módulo china. En total, Tiangong 2 trabajó con éxito durante más de mil días en órbita, aunque inicialmente su vida útil se estimó en dos años.

Luego, en junio de 2018, Tiangong 2 realizó una serie de maniobras como preparación para la desactivación de la órbita, y en julio de 2019 se cerró la estación. La estación encendió sus motores para reducir la velocidad y ajustar la trayectoria, luego descendió órbita. Finalmente, entró en la densa atmósfera del Pacífico Sur, entre Nueva Zelanda y Chile. La mayoría de los elementos se quemaron en el reingreso y solo una pequeña parte cayó al océano.

Video: Los drones con paracaídas ya tienen permiso para sobrevolar lugares públicos

Autor

Paula Dumas

Informar y entretener; periodismo del siglo XXI, actualidad y redes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído