La historia detrás de la Luna llena que brillará en el cielo toda la noche

¿Qué es y qué tiene de especial la Luna del cazador que veremos esta noche?

¿Qué es y qué tiene de especial la Luna del cazador que veremos esta noche?

Desde la misión del Apolo 17 en 1972, ha sido visitada únicamente por sondas espaciales no tripuladas, en particular por el astromóvil soviético Lunojod 2. Desde 2004, Japón, China, India, Estados Unidos, y la Agencia Espacial Europea han enviado orbitadores según wp. Estas naves espaciales han confirmado el descubrimiento de agua helada fijada al regolito lunar en cráteres que se encuentran en la zona de sombra permanente y están ubicados en los polos. Se han planeado futuras misiones tripuladas a la Luna, pero no se han puesto en marcha aún.

Esta noche (del 12 al 13 de octubre) se podrá ver en el cielo la llamada Luna del cazador, la luna llena más próxima al equinoccio de otoño (que este año se celebró el 23 de septiembre), cuando el día dura exactamente lo mismo que la noche, después de la Luna de la cosecha (del 12 al 13 de septiembre), según recoge el autor original de este artículo ABC y comparte Francisco Lorenson para Periodista Digital.

Lo que hace especiales a estas lunas es que permanecen en el cielo toda la noche sin dejar de brillar. Como promedio, la Luna sale unos 50 minutos más tarde cada día. Pero las de la cosecha y el cazador se elevan solo unos 30 a 35 minutos más tarde durante varios días antes y después de la luna llena. Aparecen más tiempo en el cielo y hacen que la oscuridad de la noche no exista. Si la latitud es aún mayor, el retraso en la salida es aún más pequeño, lo que da la impresión de que la Luna sale prácticamente a la misma hora durante varios días seguidos.

Esto se produce gracias al pequeño ángulo que forma el plano de la órbita terrestre (eclíptica) con respecto al horizonte durante los días anteriores y posteriores al equinoccio de otoño.

Pero, ¿de dónde viene ese nombre? Se trata de una antigua tradición europea. Así como la Luna de la cosecha permitía a los agricultores trabajar durante más tiempo gracias a la luz natural nocturna, finalizado el período de recolección, las tribus salían de caza para tener la despensa bien colmada durante el invierno. Esta luna de finales de octubre suponía una oportunidad maravillosa para ir en busca de buenas piezas, como ciervos o zorros, antes de que llegaran las primeras nieves. Al salir muy pronto por el horizonte, la Luna facilitaba las cosas a los cazadores. Además, coincide con el período de migración de las aves.

«Poderosa mística»
Esa es la hermosa historia de fondo, pero que nadie espere ver una luna más brillante o colorida. Como explican desde Earth&Sky, la Luna del Cazador es solo una luna llena ordinaria con un camino especial a través de nuestro cielo. Aún así, mucha gente cree que brilla más o es más grande. La razón es que tiene «una poderosa mística» que hace que mucha gente la busque poco después de la puesta de Sol. Y después del atardeceres alrededor de la luna llena, esta siempre estará cerca del horizonte, lo que hace que parezca más grande y de color naranja.

El color naranja aparece porque cuando se observa el horizonte, se mira a través de un mayor espesor de la atmósfera de la Tierra que cuando se mira hacia arriba. La atmósfera dispersa la luz azul, por eso el cielo se ve azul, pero el mayor espesor permite que la luz roja pase a nuestros ojos. Por eso, una luna llena cerca del horizonte, cualquier luna llena cerca del horizonte, adquiere un tono amarillo o naranja o rojizo.

Todo esto si uno está en el hemisferio norte, porque en el sur la Luna del cazador ocurre en abril. En el hemisferio sur, las lunas llenas de octubre y noviembre provocan que haya un tiempo más largo de lo habitual entre amaneceres.

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético e innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído