Bajo la influencia de un mal ignoto

Bajo la influencia de un mal ignoto

Pocas veces el indescifrable abismo de los trastornos mentales ha sido llevado al teatro con tanto acierto y veracidad. El Festival de Otoño ha traido a Madrid este inmenso y conmovedor drama polaco puesto en escena con maestría excepcional: Under the influence en inglés, Pod presią en polaco.

Basado en la película de 1974 ‘A woman under the influence’ de John Cassavetes, -una de las más famosas aportaciones del otro lado del charco al que entonces se llamaba cine de ensayo-, Łukasz Chotkowski ha construido una dramaturgia ambientada en la cuenca minera de Silesia en la que un ama de casa con tres hijos intenta salir de una depresión profunda mediante el alcohol y termina atrapada por la locura.

La directora Maja Kleczewska reconstruye junto con él, con minuciosa y poética verosimilitud, el hogar de clase media donde está enloqueciendo y mediante un fabuloso uso de filmaciones previamente grabadas alternadas con las que toman don operadores en directo durante toda la pieza, levanta un monumento de información visual que lejos de perjudicar a lo que ocurre en el escenario -como tantas veces ocurre en el abuso videográfico teatral- lo completa en un fascinante prisma espacio-temporal que casi puede hipnotizarte. Música, iluminación y vestuario colaboran a crear un realismo trascendente más que mágico, el adecuado para contar historia tan difícil sin caer en sentimentalismo barato y melodrama facilón, una representación sobresaliente mérito de un nutrido e inspirado equipo artístico.

Sobre bases tan teatrales, la actriz Sandra Korzeniak da forma a un personaje inolvidable, cuya mente va enfermándose hasta turbar progresivamente todas sus expresiones corporales -gestos, palabras, ademanes- en ese espacio que flota entre vigilia y sueño en el que se agitan desesperadamente los que están perdiendo, los que han perdido el control de su mente y se debaten angustiosamente por salir a flote. Su peripecia cotidiana y su enmarañado mundo interior se completan con minuciosos primeros planos de una potencia expresiva abrasadora. Korzeniak hace un papelón magistral envuelto en el fabuloso elenco de veinte actores y actrices que nunca lo parecen, de reales que son en sus personajes.

El título induce a error, por cuanto parece retrotraer el hundimiento de Mabel a su adicción al wodka, elemento colateral en su caída, y el personaje que interpreta Korzeniak quizás está más inspirado en su gesticulación en trastornos mentales emparentados con la discapacidad intelectual, antes denominada retraso mental. Hay secuencias cinematográficas quizás muy largas -las instalaciones mineras, el día en la playa de Nick con sus hijos (especialmente la secuencia del pájaro muerto)- y otras magistrales, como la larga espera de Mabel en la calle al autobús que trae a sus niños del colegio. La brigadilla a las órdenes de Nick es uno de los grupos más enternecedores que hayamos visto sobre un escenario y la escena de la fiesta infantil con el papá de los amiguitos deja anonadado.

Estamos ante uno de los mejores montajes de los últimos tiempos. Atisbamos posibles explicaciones del abismo en que esta mujer cae justo al lado nuestro, en su pasado y su presente, pero la pieza es lo suficientemente inteligente como para huir de respuestas fáciles al gran misterio de lo que llamamos locura, quizás el mayor de la existencia tras el de la muerte. Se estrenó en Cracovia en 2018 y la presencia en Madrid de su nutrida tropa de componentes humanos ha debido ser un costoso esfuerzo del Festival del que todos los interesados en mejorar nuestro nivel teatral podemos estar agradecidos.

VALORACIÓN DEL ESPECTÁCULO (del 1 al 10)
Interés: 9
Dramaturgia: 9
Dirección: 9
Interpretación: 9
Escenografía: 8
Producción: 8
Programa de mano: 7
Documentación a los medios: 7

Teatros del Canal
37 Festival de Otoño, 2019
Under the Influence
Maja Kleczewska / Silesian Theatre
Estreno en España

Directora: Maja Kleczewska
Dramaturgia: Łukasz Chotkowski
Escenografía: Łukasz Chotkowski y Maja Kleczewska
Construcción del escenario: Marcel Sławiński y Katarzyna Sobańska (MIKSS)
Vestuario: Konrad Parol
Música: Cezary Duchnowski
Cinematografía y luces: Kacper Fertacz
Operadora de iluminación: Maria Machowska
Edición de la película: Artur Rej y Przemysław Chruścielewski
Cámaras: Kamil Małecki, Andrzej Sepioł
Asistentes de dirección: Anna Mazurek y Zbigniew Wróbel
Asistentes de escenografía: Dominika Żłobińska, Marta Wieczorek y Maciej Czuchryta
Regidora y apuntadora: Kaśka Dudek
Productora ejecutivo: Małgorzata Długowska-Błach

Intérpretes:
Sandra Korzeniak (Mabel),
Piotr Bułka (Nick),
Anna Kadulska (madre de Nick),
Ewa Leśniak (madre de Mabel),
Andrzej Dopierała (amante),
Antoni Gryzik (padre de Mabel),
Wiesław Kupczak (Olaf),
Arkadiusz Machel (Arek),
Marek Rachoń (Shrink),
Artur Święs (Artur),
Andrzej Warcaba (Andrzej),
Zbigniew Wróbel (Zbyszek),
Mateusz Znaniecki (Mateusz / conejo),
Kamil Małecki y Piotr Januszkiewicz (operadores de cámara),
Kaśka Dudek (Tina),
Mariusz Konieczny (Mariusz),
Sebastian Krysiak (Sebastian),
Piotr Stanusz (Piotr)
Liwia Dziurosz, Igor Karaszewski, Julia Tudzierz y Aniela Tudzierz (hijos).

Autor

José Catalán Deus

Editor de Guía Cultural de Periodista Digital, donde publica habitualmente sus críticas de arte, ópera, danza y teatro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído