Periodista Digital entrevista al autor de 'Isabel y Miguel'

Juan Luis Galiacho: «Si Boyer no hubiera comenzado su historia con Preysler, le hubiera ganado la batalla a Alfonso Guerra»

"Isabel Preysler no era como la Infanta Cristina, ella lo sabía todo y procuró que no les salpicara lo de Ibercorp"

"Ruiz Mateos sabía que Boyer no fue el autor de la expropiación de Rumasa pero le era rentable mantenerlo. Hizo populares y odiados a la pareja

Amor, escándalo, política y alta sociedad se entremezclan en el nuevo trabajo del periodista de investigación Juan Luis Galiacho, ‘Isabel y Miguel’. Periodista Digital entrevista a su autor, que aborda en este último libro los cincuenta últimos años de la historia de España.

Como el propio Galiacho explica, es un libro periodístico que puede también leerse como un ‘culebrón’ en el que el amor, el lujo, el dinero, el escándalo y las infidelidades se dan cita a través de dos figuras clave: Isabel Preysler y Miguel Boyer.

El autor, profundo conocedor del mundo de la gente guapa, cuenta con todo lujo de detalles la intensa relación entre la conocida pareja. Ella, una bella y misteriosa mujer oriental, sin mérito conocido, que conquistó al cantante Julio Iglesias y más tarde al marqués de Griñón antes de enamorarse del entonces ministro socialista. Él, un economista y científico racional, ateo y antifranquista, que acabó convertido en una de las máximas figuras de la beautiful people de los ochenta y, hoy, en un hombre enfermo.

Junto a ellos aparece la alta sociedad, los ricos, los trepadores de toda clase y condición, famosas despechadas, figuras del poder político… Todo ello aderezado con los secretos de alcoba que influyeron en las decisiones de Moncloa. Un cóctel de advenedizos y apellidos de toda la vida -Cortina, Alcocer, Azcárate, Martínez-Bordiú…- que muestra cómo se vivía en aquella España de ilusiones y corrupción, donde los escándalos políticos y económicos hicieron caer tantos mitos.

‘Isabel y Miguel’ es la crónica de dos mundos antagónicos y la particular hoguera de vanidades de un tiempo apasionante de nuestro país.

TITULARES DE LA ENTREVISTA CON JUAN LUIS GALIACHO

«Hablamos de personajes que conmovieron y conmocionaron la España de los 80 y 90, una España que aunque nos parece lejana en el tiempo es muy cercana. Una España que fue algo especial donde la alta sociedad -por no llamarla alta suciedad- y donde la crónica rosa, se mezclaron totalmente».

«He elegido el derrame cerebral de Miguel Boyer como inicio del libro porque creo que es el principio del ocaso de esta pareja que pasa de la fama total al ostracismo».

«A partir de esa noche de febrero en la que Miguel Boyer sufre un derrame cerebral, se acaban las ilusiones para él. Hoy en día es un enfermo ya crónico, es para él una depresión el sentirse un hombre inteligente, como lo es, y que no pueda ejercer las funciones como el quisiera».

«La enfermedad de Boyer es también el ocaso de una diva como Isabel Preysler porque con 63 años, su vida ya va asociada a un enfermo crónico. Ya no es esa reina que puede lucirse por todas las pasarelas junto a su marido y tener una vida independiente».

«Este libro es un relato continuado de la historia de España, que comienza con anterioridad porque parto de los caminos independientes de Isabel a su llegada a España en el año 69 y de Miguel Boyer cuando a inicios de los sesenta comienza a ser ya un personaje dentro del socialismo y dentro de lo que son las juventudes luchadoras contra el antifranquismo».

«Cuando Isabel Preysler llega a España quien la introduce en la jet set madrileña, en esos círculos que apoyaban al franquismo, son los tíos de Miguel Boyer, sin conocerse ellos, la familia Sáinz de Vicuña».

«Los dos grandes ‘popers’ del socialismo, Alfonso Guerra y Miguel Boyer, mantenían relaciones extramatrimoniales. En esa guerra de poder intervienen perfectamente las mujeres. Alfonso Guerra asume su relación extramatrimonial y Boyer no, por lo que Guerra ataca a Boyer a través de esa relación, porque no es lo mismo estar con la reina del papel couché que con una estudiante de bellas artes de buena familia».

«La relación dura tres años clandestinamente porque Boyer quiere que sea así porque no quiere salir a la palestra, por eso no se separa, aunque su mujer le pone las maletas en la puerta. La confidente que les ayuda es Petra Mateos, jefa de gabinete de Miguel, que hace de cortafuegos para que nadie se entere de la relación. Era muy meticulosa».

«Boyer amenaza a determinados medios de comunicación con hacerles inspecciones fiscales, vigilarles la plantilla por si había irregularidades, etc… en el caso de que sacaran algo de su relación con la Preysler. Era por tanto algo que todo el mundo sabía pero se mantenía discretamente porque nadie se atrevía a sacarlo».

«Se retiran todo tipo de fotografías, la primera imagen en la que aparecen juntos es en el año 84 en la entrega de los premios ‘naranja y limón'».

«‘La Beautiful People’ era gente que pegó unos pelotazos financieros impresionantes. Dominaban España. La ‘Beautiful People’ de antes estaba muy preparada, instruida, eran ingenieros, economistas, técnicos de la administración del Estado… A diferencia de hoy en día, que son futbolistas y ladrilleros».

«Los grandes pelotazos de esos años 80 se realizaban en la bolsa, ahí está el caso que les salpica a Isabel Preysler y a Boyer como es el caso Ibercorp, que salpica a toda la ‘Beautiful People’ por acciones en la bolsa. Eran financieros puramente».

«Ese poder de la ‘Beauti’ todavía permanece lo que pasa que está en la sombra. Alfonso Guerra se encargó de sacarlo a luz pública para criticarlo y para mantener una coraza que le permitiera hacer y deshacer porque mientras que salía la ‘Beautiful People’ no salían todos los escándalos de sus hermanos, Antonio Guerra ‘el Patilla’, y de Juan Guerra ‘el de los cafelitos'».

«Mariano Rubio era el cerebro de la ‘Beautiful People’, y cuando Boyer se une a Isabel Preysler les deja de hablar, no consideraba bien a Isabel, no le gustaba. Mucha gente de la ‘Beautiful People’ apoya inicialmente a Elena Arnedo, la exmujer de Boyer, y ve muy mal a la Preysler».

«Margarita Vega de Penichet fue la confidente en la ‘Beautiful’ de Isabel y llega a ser la madrina de su boda con Boyer».

«Isabel Preysler es una mujer de armas tomar, y sabe utilizar perfectamente sus encantos, su poder de seducción, que es brutal, y manejar los silencios como quiere. Se fue ganando a la ‘Beautiful’ aunque provocaba un cierto halo de incertidumbre».

«Ella era invitada a fiestas, pero no a las reuniones importantes, porque no se fiaban de ella. Cuando había que tomar una decisión importante ella no acudía, la consideraban una mujer demasiado lista como para no saber, como la Infanta Cristina, Isabel Pantoja, o Maite Zaldívar, que no sabían. Ella sí sabía perfectamente y por eso intentó que el escándalo de Ibercorp no les salpicara ni a ella ni a su marido».

«Tras Ibercop Isabel no dejó solo a Miguel. Le apaciguó, le controló, aunque él es un poco incontrolable. La primera imputación es de los dos e Isabel no le abandonó. Esto coincide además con las famosas fotos de la Mansión de Puerta de Hierro en la revista Hola, ‘Villa Meona’, que es lo que pone en picado el socialismo, pone en entredicho el socialismo y el filipismo».

«Miguel Boyer se enfrentó al aparato guerrista y a los sindicatos. Por ello tenía unos enemigos brutales e Isabel también tenía enemigos desde el punto de vista de la prensa y eso fue creando una imagen adversa de ellos, era el socialismo cuando estaba viviendo con todo tipo de lujos y sin privarse de demostrarlo. Era todo una ostentación. Esto provocó que fueran los dos personajes más odiados según una encuesta del CIS».

«La ‘Beautiful People’ inicialmente se empieza a romper por el tema de los divorcios. Con ellos se va desintegrando la unidad de acción, esa unión se fue rompiendo en grupos aislados, se independizaron. También por el acoso del guerrismo, Ruiz Mateos y los sindicatos. Con la llegada de Aznar y el caso Ibercorp ya se desintegra completamente».

«La banca española de antes no era lo que es hoy en día y entonces intentan hacer una fusión entre el Banco Banesto, el Central y el Hispano para crear el Gran Banco Privado Español. Los Albertos deciden nombrar a Boyer para esa presidencia porque sabían que contaba con el beneplácito de Felipe González. Pero se produce una unión temporal de intereses entre Mario Conde y Javier de La Rosa para romper el clan de los Albertos con Boyer, y hacen un seguimiento a Alberto Cortina con su amante, Marta Chávarri, también casada. Le sacan unas fotos clandestinas en un hotel de Viena. Al publicarlas producen una ruptura total en el mundo financiero y político, fue una eclosión total».

«Boyer sufre un declive a partir de los años noventa y comienza a ser un personaje sin poder, ve que no tiene nada que hacer con el socialismo, se cambia de chaqueta, y se va al PP con Jose María Aznar».

«Si no hubiera comenzado esta relación con Isabel, Boyer hubiera sido el sucesor de Alfonso Guerra. Le hubiera ganado la batalla. Además estar con Isabel, llevaba tiempo y energía, y le distraía de sus labores. No se dedicó al cien por cien a su batalla con Guerra».

«Miguel Boyer en un momento dado se siente traicionado por Felipe González porque él sí consideraba que le iba a ayudar y que el órdago que había lanzado contra Guerra iba a triunfar. Sin embargo, al final Felipe se fue a lo de toda la vida, a su amigo Alfonso y deja tirado a Boyer. Para él es un palo y ya decide que salga todo a relucir».

«Si Boyer le hubiera quitado el puesto a Guerra y hubiera sido Vicepresidente Económico como él quería, no se si la historia con Preysler hubiera seguido… Hubiera pesado más su carrera política que la sentimental».

«Él abandona el sector público por poder y ambición, para poder mantener el ritmo de vida brutal que llevaban. Un presidente de un banco que ganaba veintitantos millones de pesetas no podía mantener el ritmo de vida de la Preysler».

«Entre los dos sí hubo un flechazo. Ella se enamora de un hombre erudito que la podía formar, porque a ella le gusta ir reinventándose. Con Boyer aprende la cultura, a ser una mujer instruida, y sobretodo influyó la erótica del poder. Boyer queda flipado de una mujer con un poder brutal de seducción, con unas técnicas amatorias excepcionales. Se habló mucho en el ministerio de lo que ella le hacía, y rumores de que Miguel se desmayaba en los hoteles y que salía de la habitación llamando un médico… La mujer filipina engatusa al hombre y luego le domina».

«Miguel Boyer era muy celoso y la controlaba mucho. Jorge Valdano e Isabel Preysler no mantuvieron una relación, era todo un chivatazo sin contrastar».

«El drama de Isabel Preysler en estos momentos es que no sabe muy bien qué hacer con su vida porque tiene un peso detrás muy importante como es un hombre enfermo al que le debe mucho».

«Carmen Martínez-Bordiú ha sido siempre su amiga. Ella es una mujer que siempre ha hecho lo que le ha dado la gana con su vida y es una mujer divertida. Isabel Preysler no ha hecho lo que ha querido y además no es muy divertida, es siempre de coletillas, remarcando las frases para que le de tiempo a pensar lo que el otro va a contestar… No es nada natural ni espontánea».

«Isabel es superficial desde el punto de una mujer que no tiene educación, no tenía formación. Boyer la ha ido moldeando un poquito más. Es muy meticulosa y disciplinada, solo dice lo que quiere decir, con cuentagotas».

«Villalonga me cuenta a mí que en un principio es ella la que avisa a la prensa para que les vieran juntos, era cuando a ella le interesaba. Ella solo se mueve por interés. Sus movimientos son estudiados».

«Ruiz Mateos creó problemas a la pareja de Isabel y Miguel, era un generador de ideas brutal pero muchas no se plasmaban en los medios. Si fuera hoy tendría muchos seguidores en las redes sociales, sería conocido en todo el mundo. Es un personaje que los hace más populares, con sus campañas de acoso y derribo, con sus bofetadas en Plaza de Castilla, con el tartazo a Isabel Preysler, les hace más conocidos y odiados».

«Ruiz Mateos en privado reconocía que Miguel Boyer no había sido el verdadero autor intelectual de la expropiación de Rumasa. Simplemente era el ejecutor como ministro de Economía».

«Boyer siempre ha dicho que no le daba importancia al tema de Rumasa pero es algo que ha afectado a su vida familiar durante muchos años, porque eran continuos los ataques y ha estado ahí como una mosca, como una abeja zumbando».

«La expropiación de Rumasa fue un toque de atención del gobierno de Felipe González. Uno de sus ideales era nacionalizar la banca y ocasionó grandes terremotos en la banca privada, entre ellos el Banco Popular del Opus Dei. Dieron su cabeza a cambio de que este banco quedara indemne de esa posible nacionalización».

«A esta pareja le ha afectado la crisis como a todo hijo de vecino. Simplemente abrir su casa de Puerta de Hierro son 12.000 euros al mes y han tenido que rehabilitar toda una parte como un hospital de campaña para Miguel desde que está enfermo».

«Miguel Boyer daba conferencias por las que cobraba y pertenecía a Consejos de Administración por los que le pagaban más de 100.000 euros, invertía en bolsa… Pero ahora es un hombre enfermo. Isabel ya no ingresa tampoco de la misma manera. Ahora tiene contratos puntuales por su imagen. Ha puesto a sus hijas a trabajar en los photocall».

«Isabel Preysler ha sido muy mala como empresaria pero tiene que tener empresas donde guarde sus ingresos que no sé dónde estarán pero en España no. Tiene dinero pero, ¿dónde?».

«El derrame cerebral sufrido por Miguel Boyer supone el ocaso de una etapa para Isabel. Marca, no el declive, pero sí el ostracismo».

«El estado de salud de Miguel Boyer a día de hoy es muy complicado. No va a mejorar y lo importante es que se mantenga. La pérdida de movilidad, habla, lectura y comprensión es complicada de recuperar y se mueve en silla, algo que crea una disfuncionalidad orgánica brutal».

Juan Luis Galiacho ha impartido clases de Teoría y Política Económica en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y hoy ejerce de profesor contratado, doctor en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Rey Juan Carlos (Madrid). Él entiende que el futuro del periodismo pasa, ante todo, por especializarse en un ámbito concreto:

«Yo doy clase en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, llevo ya muchos años y a los alumnos les digo que se tienen que formar y especializarse, que si el periodismo tiene futuro pasa por la especialización. Hay que ser un número uno en algo».

Como periodista ha trabajado en casi todos los medios de comunicación españoles más relevantes: el suplemento de negocios del diario El País, La Gaceta de los Negocios, el periódico El Mundo, las revistas Tribuna, Panorama, Época, La Clave e Interviú, y en la cadena Cope, Televisión Española, Telecinco, Antenta3, Cuatro, 13TV, Radio España, Radio Intercontinental, Onda Cero y Punto Radio.

A su vez es jefe de investigación del periódico digital Extraconfidencial.com y contertulio de diferentes programas de televisión.

Su amplia experiencia en temas de investigación le lleva a conocer de primera mano algunos de los temas que hoy ocupan todas las portadas y los espacios televisivos, entre ellos el asesinato de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco:

«Me hice con las declaraciones de Monserrat ante la Policía y ella reconoce perfectamente, con frialdad y con gran objetividad, sin ningún tipo de remordimiento, el crimen. Dice que a lo largo de dos años salía con la pistola y que no encontró el momento y ese día sí porque iba sola. Dice que su hija no tuvo nada que ver con la muerte. Asume toda la culpa.

«En los próximos días sabremos quizás que Raquel Gago no ha jugado un papel fundamental en el asesinato. Sería un papel secundario y Triana metida, por lo que es el bucle obsesivo de la madre es ir contra Isabel Carrasco».

«En ningún momento de las declaraciones judiciales, y me lo niegan fuentes muy directas y muy solventes, dicen que haya habido cuestiones de cuernos ni nada de cuestiones sentimentales. Se niega completamente la posible relación que pudiera tener Isabel Carrasco con el Inspector Jefe de Astorga y padre de Triana. Me lo niegan totalmente».

«Todo apunta a que Monserrat se va obsesionando con su hija, pierde 25 kilos, está todo el día llorando, con tranquilizantes, y se produce una obsesión de ‘o me la cargo o muere mi hija, me quedo con una de las dos'».

Entre sus publicaciones cabe destacar: ‘Jesús Gil y Gil, el gran comediante’; ‘Filesa, las tramas del dinero negro en la política’; ‘Gil: la gran estafa continúa’; ‘Miguel Durán: del cielo al abismo’; ‘El oligopolio catalán en los medios de comunicación’ -con cuya tesis se doctoró en la Universidad Complutense de Madrid-; ‘Las tramas políticas y urbanísticas al descubierto’ y, publicados con gran éxito en La Esfera de los Libros: ‘Mujeres del Gran Poder’, ‘Los herederos del Gran Poder’ -junto a Julián Pérez Olmos- y ‘Matrimonios S.A’.

Autor

Marian García Álvarez

Redactora experta en televisión de Periodista Digital entre 2013 y 2016.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído