'MÁXIMO SECRETO' (PLAZA Y VALDÉS)

Fernando Martínez Laínez: «Quevedo y Cervantes han sido dos de los grandes espías españoles»

"España fue un punto de encuentro básico de espías durante las dos guerras mundiales"

'Máximo secreto' es una novela negra, netamente política, relacionada con las cloacas y los secretos de Estado

El prestigioso escritor Fernando Martínez Laínez habla en Periodista Digital sobre ‘Máximo secreto’, su última novela, que realizó a cuatro manos con José Luis Caballero.

Frente a quienes piensan que en España no se puede escribir sobre espías porque aquí lo único digno de espiar es la tortilla de patata, están los que piensan que en este país las tareas de inteligencia tienen una gran tradición, y es posible realizar aportaciones interesantes a un género literario ya muy consolidado en otros sitios, con características y reglas propias, y cuya temática es el espionaje en cualquiera de sus facetas.

En parte por todo esto surgió la idea de crear un club, llamado 004, que agrupase a unos cuantos escritores, periodistas y aficionados a las historias de espías, y sirviera de plataforma de divulgación, discusión y debate en torno a lo que se suele denominar «cultura de Inteligencia», que en rigor no es sino la dirigida a promover y divulgar en la sociedad el conocimiento sobre los servicios de Inteligencia.

Los miembros del Club 004, de espectro profesional y literario muy variado, se han propuesto publicar el conjunto de relatos de espías basados en hechos reales, pasados y presentes, que ahora presentamos. No hay muchas obras como esta, que sepamos, en el panorama español. Son once historias y tres casos reales que servirán para fomentar el interés por un tipo de literatura esencial para la comprensión de nuestra época.

Los autores participantes, Miguel Agustí, León Arsenal, José Luis Caballero, Sergio Camarasa, Carlos Díaz Domínguez, Rafael Fraguas, Raúl Guerra Garrido, Jesús Hernández, Bravo León, Antonio Manzanera, Fernando Martínez Laínez, Fernando Rueda, Javier Sanmateo Isaac Peral y Javier Santamarta del Pozo, escriben trece historias de espías ambientadas en episodios históricos de España (con la excepción del relato del chileno Bravo León, que se refiere a Chile).

‘Máximo secreto’ es una novela negra, netamente política, relacionada con las cloacas y los secretos de Estado.

TITULARES

La novela de espías no ha tenido mucho éxito en España pese a que en los siglos XVI y XVII tuvimos uno de los mejores sistemas secretos de Europa.

La novela de espionaje moderna surge a principios del siglo XX en Reino Unido, con la novela ‘El enigma de las arenas’ del irlandés Robert Erskine Childers, que acabó siendo fusilado por su pertenencia al IRA. El nacimiento de este género literario se produjo gracias al auge del Imperio británico y de sus servicios secretos británicos.

El género resurge a partir de la Segunda Guerra Mundial y de la Guerra Fría; es un tipo de novela que prolifera principalmente en época de grandes conflictos. El siglo XX ha sido el siglo por antonomasia de los espías, especialmente durante la Guerra Fría.

La novela de espías es amada por millones de lectores en todo el mundo; es raro no encontrar algún libro de este género dentro de las listas de best-sellers, aunque existen muy pocos ejemplos de novela de espías en el mundo, aparte de la británica.

En España existen grandes autores que pueden considerarse precursores de la novela de espías actual conectada con el thriller, llamada thriller político, como Gonzalo Suárez, González-Aller, Jorge Semprún, Fernando Rueda… España fue un punto de encuentro básico de espías durante las dos guerras mundiales. Aquí existen espías de verdad, no solo Mortadelo y Filemón.

Entre los espías españoles a lo largo de la historia, destacan los escritores españoles del Siglo de Oro, como Quevedo, que trabajó para el Duque de Osuna, o Cervantes, que trabajó de espía en el norte de África. También trabajó como espía Josep Pla, el mejor escritor en lengua catalana.

Mi autor favorito, como el de la mayoría que nos dedicamos a la novela de espías, es John Le-Carré. También destacaría a Len Deigthon y a Eric Ambler.

En el libro aparecen dos o tres relatos sobre la guerra de 1898 contra Estados Unidos en dónde se analiza cómo el espionaje español intervino e influyó en el conflicto.

Uno de los relatos más interesantes del libro es el escrito por el chileno, único autor no español de esta obra, Bravo León, en el que narra cómo el servicio de inteligencia chileno, órgano del que formó parte el autor, eliminó a Pinochet de la cúpula militar.

Fernando Martínez Laínez cuenta con una amplia trayectoria literaria y periodística. Durante muchos años ha pertenecido al Servicio Internacional de la Agencia EFE y ha prestado servicio en varios países. Es un experto en asuntos internacionales, en especial de Europa y de las antiguas repúblicas soviéticas. Ha colaborado asiduamente en gran cantidad de periódicos y revistas.

Con Carne de trueque se convirtió en una referencia obligada de la novela negra española y sigue publicando novelas de este género, biografía, ensayos, libros juveniles y poesía. Fue finalista del premio Planeta y del Café Gijón y ha ganado el premio Hammet de novela policíaca y el premio Grandes Viajeros. Entre sus últimas obras están Escritores espías, El enigma de la Gioconda y Como Lobos hambrientos, Premio Algaba de Biografía 2007. Es coautor de Tercios de España, El Gran Capitán, Banderas Lejanas y Una pica en Flandes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído