AUTORA DE 'EL LÍMITE INFERIOR'

Nere Basabe: «La tormenta en el libro puede también servir como metáfora de la crisis»

"Yo no quería escribir un panfleto político, aunque por mi formación como politóloga, siempre va a estar ahí mi preocupación por el estado social"

Estos lugares turísticos siguen teniendo su vida un poco como de país de frontera, o de salvaje oeste

¿Qué pasa con las playas que cada día del verano están animadas por miles turistas cuando acaban las vacaciones? ¿Cómo afecta el desarrollo basado en turismo a las ciudades españolas que se encuentran en las costas más frecuentadas? Con una visión sociológica y critica sobre el asunto, la escritora Nere Basabe lanza ‘El límite inferior’, que más bien que un simple libro es una radiografía de lo que es el conjuto turístico actual. La autora visitó el plató de Periodista Digital para presentar su visión sobre el tema.

SINOPSIS

Durante un fin de semana cuatro personajes coinciden en La Solana, un pequeño pueblo costero del Mediterráneo azotado por la gota fría: Víctor y Valeria, un matrimonio en crisis que con el pretexto de un viaje de negocios parece haber venido a poner fin a su relación; y Breogán y Brigitte, un artesano y una guía turística varados en este rincón perdido por cuyas callejuelas se cruzan a diario sin llegar a encontrarse.

A través de esta intriga intimista con ecos de Chirbes, Gopegui o Houellebecq, ‘El límite inferior’ rastrea las zonas de sombra de la industria del ocio y el turismo que aupó a España a lo más alto de la fiesta, desde donde ya se divisaba la resaca por venir.


TITULARES DE LA AUTORA

Esta nueva novela está más centrada en lo que ha sido la historia reciente de España, en la costa, en todo el desarrollo turístico.

Quería transmitir que pasa con los lugares turísticos cuando desaparecen los turistas, los veraneantes, cuando no hay sol y se convierten en una especie de no lugares.

Para mí el espacio es fundamental y casi todo lo que escribo incluye un reflexión sobre él.

Transcurrir toda la historia en 48 horas me obligó a esfuerzos de relojería, para hacer que todo coincida, para que todo a la vez funcione como un mecanismo perfecto.

Cuando uno llega a un lugar de estos y encuentra que han perdido la función primera, que es de ser casi un decorado para el turismo, es ahí dónde surgió la reflexión.

Estos lugares turísticos siguen teniendo su vida un poco como de país de frontera, o de salvaje oeste, a donde llega gente con vidas un poco curiosas.

Yo creo que esta novela no hubiese sido muy distinta aunque la hubiese escrito hace 10 años, o si no tuviésemos esa idea del fin de la burbuja inmobiliaria.

La acción en la novela ocurre poco a poco. Va subiendo en intensidad hasta el punto en que de la primera a la segunda parte se produce un giro muy fuerte en la trama casi como en una novela policiaca.

A mí me gusta mucho trabajar el lenguaje. Me parece algo fundamental y es con lo que mejor me lo paso.

En la parte de género negro de la novela, me dejé llevar por el bagaje que tenemos todos de películas, de series de televisión.

La tormenta en el libro puede también servir como metáfora de la crisis.

Muchas veces somos hámsters en la rueda y por lo mucho que nos encontremos con obstáculos, no sabemos salir de nuestros propios límites.

Los personajes del libro son simétricos entre ellos, o antagónicos.

La literatura es una pasión que llevo en las venas desde muy pequeña. Así que era escéptica con los talleres literarios. Sin embargo he cambiado de opinión después de varios años impartiendo talleres. Tal vez no se enseña a escribir, pero hay otros aspectos que sí son enseñables.

Yo siempre empiezo las clases enseñando manuscritos de escritores consagrados llenos de tachones, para que vean que después de que se haya terminado el texto, todavía queda casi la mitad del trabajo.

Hay que venir con una chispa en los talleres de escritura. Hay alumnos que la tienen y hay alumnos que no. Los puedes mejorar, pero no harás de ellos escritores. A los que llegan con esa chispa, sí que les ayudan y se les pueden ver mejoras importantes.

Houellebecq es uno de los autores que más he leído en los últimos años y es en este momento el que efectivamente está dando la clave de saber retratar mejor que nadie la radiografía del malestar occidental.

Yo no quería escribir un panfleto político, aunque por mi formación como politóloga, siempre va a estar ahí mi preocupación por el estado social.

El asunto de las generaciones es una etiqueta que gusta mucho a los periodistas y nos crea más problemas a los autores.

DATOS SOBRE LA AUTORA

Nere Basabe nació en Bilbao en 1978. Es licenciada en Filosofía y Ciencias Políticas y Doctora en Historia del Pensamiento Político por la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado como profesora e investigadora en dicha universidad, así como en la Universidad del País Vasco y en el Instituto de Estudios Políticos de París. Es autora de la novela ‘Clara Venus’ (Tropo editores, 2008), y sus relatos han sido premiados en diversos certámenes y publicados en diferentes revistas literarias y periódicos.

Residió tres años en la Residencia de Estudiantes de Madrid y ha sido becaria de creación en la Fundación Internacional Valparaíso. Imparte talleres de escritura creativa, trabaja como traductora de francés y es colaboradora del diario El País.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído