‘Condesa Natasha Brasova’, de Cristina Rosario Franco

Ficha técnica
Título: Condesa Natasha Brasova
Autora: Cristina Rosario Franco
Editorial: Brúfol
436 páginas
20,90 euros

Una de las muchas cosas que pone de relieve la estupenda biografía de un personaje histórico que tuvo una gran importancia en el devenir de su país, es la facilidad con que a lo largo de la historia se han conculcado los derechos de las mujeres, y a los hijos se les ha considerado como objetos propiedad de los padres. En este caso, se le privó a la condesa del más elemental de los derechos, el de elegir a su propio marido.
La historia de Rusia podría haber sido de otro modo si a la condesa se le hubiera dado el trato que como persona merecía. Hacia el final del libro lo pone de manifiesto un personaje lamentable cuando le explica la importancia que tuvo.
Otra de las cosas que se ponen de manifiesto es la intrínseca maldad de la Revolución Rusa y no sólo por los millones de muertos que causó, y casi un siglo después se ven con claridad sus ‘logros’, sino también por las esperanzas que quitó a otros muchos millones de rusos, y las falsas expectativas que sembró entre otros millones de personas de Rusia y del resto del mundo. Hoy en día, aún hay muchos que siguen creyendo, y tratando de implantar en donde puedan, esas nefastas y utópicas ideas.
Además, despojó a la gente, a mucha gente, de la compasión. Lo que tuvo que vivir la condesa Natasha Brasova tras el estallido de la Revolución puede servir para imaginar lo que tuvieron que soportar millones de rusos. El comportamiento de muchos fue totalmente despiadado, y eso también hay que ‘agradecérselo’ a la Revolución.
Cristina Rosario Franco se mete en el interior de la condesa, esposa de Mikhail Alexandrovich Romanov, hermano del tsar, y cuenta la historia en primera persona. Resulta muy creíble cuando narra los sueños, los sinsabores, los miedos y en fin todas las sensaciones que presumiblemente tuvo la buena de Natasha, que, sin duda, mereció mejor suerte en la vida. En el mismo caso estuvo su esposo Mikhail, que fue capaz de hacer grandes sacrificios por amor primero y por Rusia cuando creyó que debía hacerlo. Nada de eso interesa, por supuesto, a los totalitarios, ya que para ellos la idea vale más que cualquier persona.
Como fondo de la historia está en los inicios el esplendor del Imperio Ruso. Y luego todo el horror que siguió. También están dibujadas las personalidades del tsar Nicolay II y su esposa, la tsarina Alexandra Feodorovna, cuyas torpezas quizá propiciaron la caída del Imperio.
Vicente Torres

Autor

Vicente Torres

Vicente Torres, periodista, historiador y notario del acontecer diario y sobre todo amigo leal.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído