AUTOR DE 'ÁRTICO'

Marzio G. Mian: «China ve el Ártico como su próximo supermercado»

Marzio G. Mian: "China ve el Ártico como su próximo supermercado"

Desde Groenlandia hasta Alaska, desde el Mar de Barents hasta el Estrecho de Bering, Marzio G. Mian cuenta la historia de la conquista de la última frontera absoluta, un conflicto digno de la Guerra Fría.

Viajar al Ártico solía ser como viajar a la Luna, un planeta más allá de la gran historia de la humanidad. Sin embargo, hoy en día el Ártico es uno de los mayores centros de interés. Si se mira desde el espacio, la región se ve cada vez menos blanca y más y más azul. La fusión de los glaciares ha sacado a la luz recursos tan valiosos como toda la economía de Estados Unidos, ha abierto nuevas rutas comerciales y ha dejado al descubierto vastas áreas marinas repletas de bancos de pesca.

El Ártico es hoy, más que nunca antes, una tierra de conquista. China está intentando por todos los medios expandir sus ambiciones globales hacia el Gran Norte Blanco. Estados Unidos, al igual que Noruega, se enfrenta a los planes neoimperialistas de Vladimir Putin, quien lo considera el mare nostrum de la Rusia ártica, y envía allí a sus espías y concentra sus bases nucleares y ojivas.

En conversación por Skype con Periodista Digital Mian resume el foco central de su libro:

«En el Ártico no hay una guerra sino una competencia muy dura por hacerse con sus inmensos recursos naturales. Es una confrontación también entre el hombre y la naturaleza y esta claro que tras el cambio climático el hombre está venciendo. Hay un choque cultural enorme: el de la tecnología digital contra el cazador recolector. El Ártico es un espejo de nuestras hipocresías y nuestras contradicciones. Allí hay oro, gas, petróleo, uranio, zinc y pescado. China, que piensa al igual que el Vaticano no para mañana sino en términos de diez o veinte años, está construyéndo nuevos puertos (algunos ocultos) junto a Rusia porque el ártico será para ellos como su nueva autopista por la que transportarán sus mercancías. Es un atajo con el que se ahorrarán cantidades enormes de dinero. Otra gran riqueza es el sector pesquero. Noruega está preocupada porque los peces están huyendo hacia el norte y no se sabe qué pueden encontrar allí. Quizá solo la muerte. China ve el Ártico como su próximo supermercado. Y Rusia sigue militarizando la zona porque el 60 por ciento de su PIB viene del Ártico en forma gas y petróleo».

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído