Paulo Gabriel canta a la casa de Casaldáliga

«Farol fue esta casa de adobe y caña»

"¡En esta casa el amor hizo morada!"

"Farol fue esta casa de adobe y caña"
Paulo Gabriel (a la izquierda) y Pedro Casaldáliga (en el centro)

Aquí quedarán para siempre los ojos lúcidos de Pedro y su palabra de profeta la obstinación de Irene y su absoluta voluntad de ser libre mi deseo de amar y la sangre de los mártires y el alma de los poetas

(José M. Vidal).- Paulo Gabriel López Blanco reside en Belo Horizonte y es vicário Provincial del Vicariato «Nossa Senhora da Consolação» de los agustinos en Brasil, pero, durante muchos años, vivió con Pedro Casaldáliga y, a su lado, soñó y experimentó la ‘caminhada’. Misionero entregado y excelente poeta, describe, en este poema, la casa donde el profeta del Araguaia y él amasaron el Evangelio y la praxis de la Liberación.

Paulo Gabriel fue, de hecho, el primer agustino que llegó a Sao Felix, movido por el ideal de una Iglesia comprometida con los pobres. Alli vivió 20 años en la misma casa que Don Pedro, siendo su secretário y amigo. Es tal su ‘comunión’ con Casaldáliga que no descarta volver a la casa de Sao Felix, cuando termine el compromiso de superior para el que lo eligió su congregación. «Para mí, él es mi herman mayor y mi director espiritual; para él, yo soy su hermano menor y su hijo espiritual», confiesa el agustino.

ESTA CASA

¡Otros vendrán
y esta casa siendo la misma será otra!
Habrá otras sonrisas y serán otras las palabras revoloteando en ella.

¿Arderán sueños como estos que ahora aquí soñamos?
¡La luz que nos iluminó reventó todas las cercas!

¿Tendrán otros esta misma luz que aquí tuvimos?

La casa no es la casa solamente
son los que en ella aman y en ella tejen utopías.

Aquí quedarán para siempre los ojos lúcidos de Pedro
y su palabra de profeta
la obstinación de Irene y su absoluta voluntad de ser libre
mi deseo de amar
y la sangre de los mártires y el alma de los poetas.


Farol fue esta casa de adobe y caña
por aquí pasaron Presidentes y Sin Tierra
el llanto del pueblo y la osadía de los que abolieron las fronteras.

Otros vendrán
y si tienen puro el corazón
tal vez brille en sus ojos la utopía que nos alimentó

el sueño más grande que mueve a las estrellas.

¡En esta casa el amor hizo morada!


CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído