Puerto Maldonado se prepara para la visita papal

Papa Francisco, la Amazonía te espera

Fray Daniel, estudiante dominico: "Esta es una tierra que está sufriendo"

Papa Francisco, la Amazonía te espera
Francisco, en Puerto Maldonado Agencias

El Papa quiere insistir en el cuidado de la "casa común" en esta zona del mundo con una riqueza medioambiental extraordinaria que corre el riesgo de ser destruida

(Iván Calvo, Puerto Maldonado).- La ciudad de Puerto Maldonado se prepara para recibir al papa Francisco, quien ha mostrado especial interés por visitar esta región amazónica que se enfrenta a problemas sociales y medioambientales de los que el pontífice trata en su encíclica Laudato si.

Puerto Maldonado, ciudad en el corazón de la Amazonía peruana, prepara ilusionada la visita del Papa Francisco. Carteles con mensajes como «La amazonia te espera» o «Bienvenido Papa Francisco» aparecen a lo largo de toda la ciudad, donde se está trabajando a destajo en los preparativos, bajo los constantes chaparrones habituales en esta época de lluvia.

La ciudad de Puerto Maldonado tiene unos 135 000 habitantes y es la capital del departamento de Madre de Dios. «Esta es una tierra que está sufriendo, con muchos problemas y penalidades y la visita del Papa es una gran esperanza para este pueblo». Estas palabras de fray Daniel, estudiante dominico que ha llegado hace varios días para ayudar en la organización, refleja el espíritu de la población de Puerto Maldonado que espera con alegría la llegada del Papa.

No solo la ciudad, toda la Amazonía se ha movilizado con motivo de esta visita. Cientos de peregrinos han iniciado ya el camino a Puerto Maldonado haciendo viajes de casi 50 horas para poder llegar el próximo jueves.

¿Por qué el Papa ha querido visitar este Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado? Esta zona de la Amazonía condensa las dos grandes preocupaciones del Papa Francisco recogidas en su encíclica Laudato si: el medioambiente y los pueblos amazónicos.

 

 

Toda la región se enfrenta a grandes retos medioambientales: la deforestación, la minería y la tala ilegal, la contaminación, el cambio climático… El Papa quiere insistir en el cuidado de la «casa común» en esta zona del mundo con una riqueza medioambiental extraordinaria que corre el riesgo de ser destruida a causa de las actividades extractivas y la sobrexplotación.

La protección de los pueblos indígenas es la otra preocupación del Santo Padre y qué mejor lugar que esta región para mostrar al mundo los valores de unos pueblos que pueden aportar la riqueza de sus culturas, sus cosmovisiones, sus saberes, su manera de relacionarse con la naturaleza, y apoyar su causa frente a las amenazas que ponen en riesgo su supervivencia. En el territorio del Vicariato, que tiene una extensión de 149 552 km2 (dos veces el territorio de Castilla la Mancha) y una población estimada de 348 411 habitantes, viven unos 29000 indígenas pertenecientes a 22 etnias entre las que destacan el pueblo Matsigenka, los Ashaninka y los Piro. Durante el viaje Francisco se reunirá en el coliseo con unos tres mil indígenas que vendrán a la ciudad tras recorrer cientos de kilómetros caminando y en canoas por los grandes ríos de la zona. El Santo Padre también ha querido almorzar con un pequeño grupo de representantes de los pueblos indígenas en el Centro Pastoral «Apaktone». En esos dos momentos podrá escuchar sus reclamos, sus luchas, sus sufrimientos y sus sueños.

El Vicariato de Puerto Maldonado, creado hace más de cien años y encomendado por la Iglesia a los dominicos, ha trabajado desde el inicio en ambos campos: la dignidad de los pueblos indígenas y por la defensa del entorno natural. La visita supone un reconocimiento al trabajo realizado a lo largo de este tiempo por hombres y mujeres que se dejaron y se dejan la piel en la evangelización de estas tierras. Y supone también un impulso decidido a esta iglesia frágil, necesitada de nuevos misioneros que puedan seguir atendiendo a los pueblos indígenas proporcionándoles educación, sanidad, y acompañamiento espiritual.

Por eso la iglesia de Puerto Maldonado, con su obispo, el dominico David Martínez de Aguirre, a la cabeza, trabaja sin descanso en los últimos preparativos de la visita desde el centro de Cáritas donde los voluntarios organizan la logística para los peregrinos que se espera recibir el jueves 18 y que harán noche en la explanada del Instituto Jorge Basadre esperando orar con el Papa y recibir su bendición. La ilusión y la alegría por la llegada del pontífice suplen las grandes carencias de personal y de medios, y harán posible el buen desarrollo de una vista histórica.

Los días previos a la llegada del Santo Padre, el Vicariato ha organizado varios eventos con el objetivo de animar a la población y prepararla ante la visita. Este domingo por la tarde se celebró un evento frente a la Catedral de Puerto Maldonado donde se repartieron folletos informativos y una oración por el Papa y que contó con varias actuaciones de grupos católicos que interpretaron piezas musicales tradicionales y también algunas canciones compuestas para el acontecimiento. Entre los lemas que se coreaban y que sonarán durante la visita del Papa se encontraban: «Unidos por la esperanza» como un grito de lo que este pueblo necesita. Y otro más: «El Papa Francisco, ya es amazónico», que muestra la alegría de sentir que el Papa ha querido hacerse uno más con ellos.

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído