La joven fue una de las víctimas del peligroso grupo, en el que fue esclavizada y explotada sexualmente

La nieta de Isabel de Yugoslavia se casará con el hombre que la salvó de la secta Nxivm

La nieta de Isabel de Yugoslavia se casará con el hombre que la salvó de la secta Nxivm
La actriz Catherine Oxenberg y su hija India. EP

La nieta de la princesa Isabel de Yugoslavia e hija de la actriz Catherine Oxenberg, India Oxenberg, se ha comprometido con el chef italiano Patrick D’Ignazio. Ha sido la propia joven quien ha anunciado su compromiso a través de su cuenta de Instagram, donde ha publicado una instantánea en la que aparecen besándose y otra en la que muestra su impresionante anillo de compromiso.

Pero esta historia de amor, que afortunadamente ha tenido un final feliz, esconde una historia no tan bonita. Y es que, cuando la pareja se conoció, India pertenecía aún a la peligrosa secta Nxivm, liderada por Keith Raniere, que esclavizaba, abusaba y extorsionaba a mujeres. Pero lo más curiosos es que, para conseguirlo utilizó a un grupo de seguidores fieles, también esclavas, que eran las encargadas de reclutar a otras mujeres. Entre ellas, varias famosas, como la actriz Allison Mack, protagonista de ‘Smallville’; o Clare Bronfman, heredera del imperio de bebidas alcohólicas Seagram.

Pero ya hace un año que la pesadilla acabó y que Raniere fue condenado, e India ha anunciado su próxima boda con el hombre que la rescató de las garras de la secta, a la que se unió en el años 2011, cuando acudió con su madre en busca de autoayuda. Pero lo que comenzó como una simple charla, terminó por atraparla. «Salvaron a mi hija (los fiscales) –dijo su madre el día del juicio– salvaron a muchas otras mujeres».

Pero lo que sin duda ayudó a India a tomar la decisión fue su relación con Patrick D’Ignazio. Según la prensa, el inicio de su romance con el italiano le dio las fuerzas necesarias para romper definitivamente los lazos con la peligrosa secta que arruinó la vida de cientos de personas. Ahora, India tiene la vista puesta en el futuro y en la boda con el hombre que la rescató de su «peor pesadilla».

A sus 20 años, India gastó miles de dólares en cursos de Nxivm y dejó su casa en Malibú para mudarse a Albany y estar más cerca del cuartel general de la secta. Allí, entró de lleno en el grupo DOS, formado por mujeres esclavizadas sexualmente que recibían palizas y pasaban largas jornadas sin comer como penitencia.

Cada mes, las mujeres debían enviar a los líderes fotografías desnudas, repetir sus votos de obediencia y grabar cintas con los secretos más oscuros de sus familias. Eran precisamente los documentos gráficos con los que la secta amenazaba a las jóvenes si querían abandonar el grupo. Además, eran obligadas a mantener relaciones sexuales con el líder e incluso eran marcadas con las iniciales de Keith Raniere y Allison Mack en sus zonas íntimas.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído