Los enviados de Francisco a Chile piden perdón a las víctimas de abusos

Bertomeu, a los laicos de Osorno: «El Papa se arrepiente tantísimo de tratarlos de ‘tontos y zurdos'»

El arzobispo de Malta y el cura español se han reunido ya con casi un centenar de perjudicados

Bertomeu, a los laicos de Osorno: "El Papa se arrepiente tantísimo de tratarlos de 'tontos y zurdos'"
Los laicos de Osorno reciben a Scicluna y Bertomeu Twitter/Cooperativa

"Nuestra misión es poder transmitir a la ciudadanía que el Papa los quiere", dijo Bertomeu, y en ese sentido reveló que tienen pensado realizar una misa de reparación para los afectados

(C. Doody/Agencias).- El Papa «se arrepiente tantísimo» de haber tratado a los fieles de Osorno de «tontos y zurdos». Ese es el mensaje que los dos encargados del Papa de recomponer la Iglesia chilena tras los escándalos de abusos sexuales, Charles Scicluna y Jordi Bertomeu, han transmitido a los devotos de la diócesis donde estuvo hasta este lunes el polémico obispo Juan Barros, a los cuales han llegado a pedir perdón nuevamente por que Francisco, respecto a las acusaciones de agresiones y encubrimiento, tuviera en su momento una información «que no era veraz ni equilibrada».

Los dos enviados de Bergoglio se reunieron este jueves con los fieles de la dividida diócesis de la ciudad sureña, a quienes transmitieron su dolor por los abusos sexuales cometidos por el clero chileno.

El arzobispo maltés y el sacerdote español  lo hicieron primero con los devotos católicos en la parroquia San Mateo, a 942 kilómetros al sur de Santiago, con el objetivo de acercar a la comunidad «a través del mensaje del Papa».

La idea era intentar recomponer el clima de división que se originó en esa zona tras el nombramiento en 2015 de Juan Barros como obispo de Osorno, acusado presuntamente de encubrir los abusos sexuales del influyente sacerdote Fernando Karadima.

Tras el encuentro en la parroquia San Mateo, ambos religiosos se reunieron con la llamada «Agrupación Laicos y Laicas de Osorno».

 

 

Esta hermandad se mostró siempre en desacuerdo con el nombramiento de Barros como obispo de esa ciudad.

El grupo llegaba portando globos negros a las misas que celebraba Barros, reuniones que terminaban en agrias discusiones y con una comunidad de fieles cada vez más dividida.

El vocero de la agrupación, Juan Carlos Claret, afirmó que «es importante que esas situaciones se vayan esclareciendo y se presenten las oportunidades para que esas personas comiencen a sanar. Eso es lo clave de este encuentro, esto no es la finalización de una etapa, tampoco se trata de que todos levantamos las manos para afirmar que el problema se solucionó», manifestó.

Claret manifestó asimismo que «el problema recién se está identificando y esas personas hoy están iniciando un camino de sanación y eso hay que también propiciar las condiciones para que se mantenga».

Bertomeu bendice a una mujer en Osorno


Este lunes, el sumo pontífice aceptó las renuncias de Barros y de los obispos de Valparaíso, Gonzalo Duarte García de Cortázar, y de Puerto Montt, Cristián Caro Cordero, estos dos últimos mayores de 75 años.

Scicluna y Bertomeu permanecerán en Osorno hasta el próximo domingo para entrevistarse con personas abusadas presuntamente por curas o funcionarios del clero de esa ciudad y también para reunirse con los encargados de la Iglesia católica en esa zona.

En esta línea, el sacerdote español Jordi Bertomeu, dijo hoy tras llegar a Osorno que en dos días se reunieron en Santiago con 94 víctimas de abusos sexuales en el interior del clero.

 

 

Frente a la fuerte división que existe al interior de la Iglesia, especialmente en los fieles, Bertomeu reconoció que esto es normal, como ocurre en distintas instancias de la vida.

«Por eso nuestra misión es poder transmitir a la ciudadanía que el Papa los quiere», y en ese sentido dijo que tienen pensado realizar una misa de reparación para los afectados.

Al ser consultado por una compensación económica para las víctimas de abusos sexuales cometidos por religiosos o funcionarios de la Iglesia católica chilena, Bertomeu sostuvo que eso es un derecho de las víctimas.

Los dos enviados papales llegaron este martes a Chile para realizar una misión pastoral y seguir indagando los casos de abusos sexuales en los que está involucrado el clero chileno.

Los abusos sexuales cometidos por sacerdotes y la impunidad en que se mantuvieron durante décadas han arrastrado a la Iglesia Católica chilena a la peor crisis de su historia, puesta en evidencia con la renuncia masiva de los miembros de la Conferencia Episcopal.

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído