La red de víctimas SNAP elogia a los prelados estadounidenses Steven Biegler y Shawn McKnight

Estos obispos ‘francisquistas’ sí toman en serio la lucha contra los abusos, según las víctimas

"estamos agradecidos por el liderazgo que han demostrado hasta aquí en cuanto a esta cuestión crítica"

Estos obispos 'francisquistas' sí toman en serio la lucha contra los abusos, según las víctimas
No a los abusos Agencias

[Biegler] es quizás el que más fuerte acción ha tomado contra un obispo acusado de forma creíble que cualquier otro en la jerarquía estadounidense

(Cameron Doody).- Cuando buena parte de jerarquía estadounidense está hasta el cuello de acusaciones horribles de encubrimientos de abusos, da gusto saber que hay algunos obispos que sí han respondido de forma ejemplar a alegaciones de pederastia contra el clero, aunque estos sean solo uno o dos y que aún haya mucho más que puedan hacer. Esa es el ánimo que ha dado el defensor de las víctimas David Clohessy, que ha elogiado a dos obispos norteamericanos «que se han distinguido de sus colegas en buena parte complacientes y a veces arteros a la hora de hacerse cargo de crímenes sexuales del clero».

Escribiendo en el National Catholic Reporter, Clohessy -ex-director nacional de la red de supervivientes SNAP, y actual director voluntario de SNAP en St. Louis- ha alabado en primer lugar al obispo Steven Biegler de Cheyenne, nombrado por el Papa Francisco a esta diócesis de Wyoming en 2017. A diferencia de sus dos predecesores inmediatos, Biegler ha tomado en serio acusaciones de abuso contra otro emérito de la diócesis, Joseph Hart.

Hasta el punto en el que abrió una investigación interna contra Hart después de que una investigación civil tachara las acusaciones contra el emérito de «deficientes». Y halló que las víctimas sí estaban diciendo la verdad. Un paso que Clohessy califica de «sin precedentes» y doblamente significativo, ya que el emérito Hart aún vive, y buena parte de los hermanos de Biegler en el episcopado rehuyen de investigar a sus predecesores antes de que hayan muerto.

«¿Podría Biegler hacer más? Ciertamente», reconoce Clohessy. «Le hemos instado a buscar agresivamente más víctimas de Hart y a desenmascarar y castigar a personal de la Iglesia de Wyoming que pasaran por alto o taparan la mala conducta de Hart. Aún así, [Biegler] es quizás el que más fuerte acción ha tomado contra un obispo acusado de forma creíble que cualquier otro en la jerarquía estadounidense».

El otro prelado elogiado por Clohessy es Shawn McKnight, actual titular de la diócesis de Jefferson City, en Misuri, nombrado por Francisco a este cargo en solo noviembre del año pasado. Como recuerda Clohessy, en solo un año McKnight ha llevado a cabo un programa anti-abusos que habrá que considerarse entre los más rigoristas del mundo.

McKnight no solo ha admitido la presencia en el pasado en la diócesis de curas pederastas de otros estados- aún cuando no tenían permiso para trabajar en la diócesis de Jefferson City- sino también ha publicado en el sitio web de la Iglesia local una lista de curas locales acusados creíblemente de pederastia, incluyendo a curas religiosos sobre los cuales los obispos diocesanos estadounidenses profesan a menudo no tener ningún control.

McKnight también ha afirmado que no aceptará ningún cura religioso más cuya orden no ha hecho público su lista de supuestos pederastas, y se ha ganado el respeto de víctimas por otras medidas tales como publicar su feedback en la web de la diócesis o revelar cuánto la crisis de abusos ha costado a la Iglesia de Jefferson City (hasta la fecha, siete millones de dólares).

Tal y como que con Biegler, Clohessy reconoce que Knight podría hacer más contra la pederastia. Cosas como publicar la lista de pederastas de la diócesis en un lugar más prominente en la web diocesana, o informar ya de las nuevas acusaciones contra religiosos que ha recibido en los últimos meses. Aún así, «ha sido un buen comienzo» el que el obispo ha emprendido desde que llegó a Jefferson City, reconoce el defensor de las víctimas.

«Aunque esperamos que tanto Biegler como McKnight muestren más preocupación por los niños que se encuentren todavía en situaciones de vulnerabilidad», concluye Clohessy, «estamos agradecidos por el liderazgo que han demostrado hasta aquí en cuanto a esta cuestión crítica».

McKnight (i) y Biegler (d)

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído