Julio Millán, sacerdote y la cara de Mensajeros de la Paz en Jaén

«Nuestra prioridad es atender a los menores desprotegidos»

Parte a Haití con seis profesionales sanitarios

Permanecerá en el país caribeño mientras sea necesario

Julio Millán Medina es sacerdote y, desde hace varias décadas, es la cara de Mensajeros de la Paz en Jaén. Además, preside la organización en Andalucía. En su incesante deseo de ayudar a los demás, Julio Millán parte hoy para Haití, junto a seis profesionales sanitarios y al presidente de la entidad en Castilla-León, el también párroco José Vicente Rodríguez. Su viaje no tiene, de momento, billete de vuelta y sabe que permanecerá en el país caribeño mientras sea necesario. Lo entrevista Irene Bueno en Diario de Jaén.

-¿Qué tareas le ha encomendado el Padre Ángel durante su estancia en Haití?

-Él fue el primero en desplazarse al país unas horas después del terremoto y conoce muy bien la situación. Por eso, Mensajeros de la Paz ha puesto en marcha un hogar de acogida, «El Refugio», en Santo Domingo, para niños que salieron del país para recibir atención sanitaria y ahora no tienen a sus familiares localizados. También tenemos que atender el hospital de Santa Teresa, a diez kilómetros de Puerto Príncipe, que está desbordado, y un comedor infantil, para tratar de atender a los menores. Ellos son nuestra prioridad en estos momentos.

-¿Cómo está organizada esta expedición?

-Viajamos dos cooperantes y seis sanitarios. Entre ellos, cinco médicos (cirujanos, ginecólogos y especialistas en urgencias y catástrofes) y una enfermera-matrona. Además, tras- ladamos unas ochenta cajas de medicamentos y material sanitario (alrededor de diez mil kilos). El grupo nos uniremos al equipo de cooperantes que Mensajeros de la Paz e Infancia sin Fronteras tiene destacado en Haití desde el pasado 14 de enero, 24 horas después del seísmo.

-Mensajeros de la Paz tiene también un apartado para ayudar a los mayores desasistidos. ¿Desarrollan alguna iniciativa de este tipo en el país caribeño?

-De momento no tenemos nada. Hemos puesto en marcha lo que creíamos más urgente después de ver las carencias del país. La atención a los niños sin familia es primordial, igual que la asistencia médica para los heridos.

-¿Cuánto se prolongará el trabajo de la organización?

-La experiencia nos indica que el tiempo es indefinido. Estimamos que «El Refugio» estará abierto unos seis meses, hasta que los menores encuentren a sus familiares o el Gobierno haitiano se encargue de aquellos que hayan quedado huérfanos. Sin embargo, los otros frentes permanecerán abiertos.

-¿Cómo ha sido la respuesta de los jiennenses?

-Creo que ha sido buena. Ante el sufrimiento, la gente no entiende de crisis económica y ofrece lo que puede. Muchos compañeros me han dado dinero y otros lo han ingresado, porque saben que servirá para ayudar.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído