Aunque debería hacer autocrítica y aceptar lo que venga

El ex secretario de Maciel ve «perfectamente rescatable» a la Legión de Cristo

Rubén Magaña acompañó a Maciel entre 1982 y 1987

Los Legionarios han estado demasiado preocupados por la eficacia y por el control, o por el interés de atender sólo a los que tienen más recursos económicos

La congregación católica de los Legionarios de Cristo es «totalmente rescatable» como institución aunque debería hacer autocrítica y aceptar críticas que se le han hecho, dijo hoy a Efe un ex secretario particular de su fundador Marcial Maciel (1920-2008).

«El cerrarse a toda crítica» motivó que todo lo que «no coincidiera con su pensamiento fuera malo, sin discernir si en verdad iba algún mensaje positivo que quería ayudarlos», explicó en una entrevista el abogado Rubén Magaña Luna, quien fuera secretario particular de Maciel entre 1982 y 1987.

Magaña, legionario durante dos décadas, desde sus 11 a 30 años -cuando dejó libremente la congregación antes de ser ordenado sacerdote– acaba de publicar una novela titulada «A.R.T. La Legión de Cristo en la mira del poder» (ediciones VBM, 2010) que se vende en México y España.

El libro, que toma su título del lema legionario Adveniat Regnum Tuum («Venga tu reino»), carece de afán revanchista, según su autor, quien pretendió en él «describir lo que es la vida interna de los Legionarios de Cristo».

El autor señala en su obra que no le constan los hechos por los cuales se acusó a Marcial Maciel de pederastia, pero confiesa que dicha revelación le resultó «dolorosa, desconcertante».

Para Magaña la crisis suscitada por ese descubrimiento, aceptado por la congregación públicamente en febrero de 2009, «ha abierto esa infranqueabilidad o esa muralla que habían construido ellos mismos, y tienen que hacer autocrítica y aceptar las críticas que vengan de fuera».

Recuerda que los Legionarios durante muchos años «han estado demasiado preocupados por la eficacia y por el control, o por el interés de atender sólo a los que tienen más recursos económicos».

Ahora deberían «ser mucho más cautos en cuanto a la eficacia material y a volver más a lo que es la esencia del Evangelio, la parte espiritual», añadió.

También se mostró crítico con prácticas con las que los Legionarios minaron la autoridad de «los obispos y el clero local», y pidió revisar «el culto a la personalidad del fundador», lo que permitió a la congregación acallar las críticas con un voto de obediencia a los superiores.

Magaña consideró positivo el anuncio hecho público el pasado 19 de octubre por parte del delegado pontificio del Vaticano para la congregación, Velasio de Paolis, de que una comisión analizará las pretensiones de las víctimas de abusos por parte de Maciel.

«A todos hay que escucharles y yo creo que ese es el espíritu del Evangelio, el que el papa (Benedicto XVI) está tratando de lograr ante todos estos escándalos que se han dado, no solamente en la Legión sino en otros sitios de la Iglesia (Católica)», añadió.

Para el ex secretario particular, a pesar de esas vicisitudes, el papel de una congregación como los Legionarios de Cristo es positivo porque en la institución «hay muchos sacerdotes (…) que son santos» y «muchos de los seminaristas que se están formando lo hacen con verdadera ilusión».

(Rd/Efe)

 

Te puede interesar

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído