La revisión trata de "dar respuesta a la visión del Vaticano II"

Cardenal Gracias: «Para junio quizás estemos viendo el fin del túnel de la reforma de la Curia romana»

Reconocerá la importancia de los laicos, de las mujeres y de las Iglesias locales

Cardenal Gracias: "Para junio quizás estemos viendo el fin del túnel de la reforma de la Curia romana"
El cardenal Oswald Gracias, arzobispo de Bombay Agencias

Estamos bastante convencidos de que la reforma se filtrará hacia abajo porque el Papa está emprendiendo un liderazgo muy efectivo

(Cameron Doody).- «Un cambio gradual, un cambio de mentalidad, un cambio de enfoque, reestructurando un poco los departamentos para que se adapten mejor a las necesidades de hoy». Así es la reforma de la Curia romana que está llevando a cabo el C9, el consejo de asesores cardenales del Papa Francisco, según ha revelado el cardenal Oswald Gracias.

Después de que se diera por terminada la 21 reunión del grupo de purpurados que ayudan al pontífice en el gobierno de la Iglesia universal, el cardenal Gracias -arzobispo de Bombay y presidente de Conferencia Episcopal asiática- se sentó con CNA para dar cuenta de los progresos que ha alcanzado el grupo en estos cuatro años de vida.

Respecto al uno de los principales encargos del grupo -la revisión de la Constitución Apostólica Pastor bonus de Juan Pablo II sobre la organización de la Curia romana- Gracias ha desvelado que esta revisión trata sobre todo «de dar respuesta a la visión del Vaticano II».

Si bien la burocracia del Vaticano «no sufrirá cambios muy grandes», según Gracias, el C9 ha intentado lograr que tome una forma que reconozca «la importancia de los laicos, la sinodalidad [y] la colegialidad», que «involucre más a las mujeres» y que «otorgue importancia a las Iglesias locales». Todas estas cuestiones «están en varias etapas de desarrollo», ha reconocido el purpurado indio, pero lo importante es que «espero que pronto lleguemos a un fin» en todas las reformas. «Hará falta dos o tres reuniones más, al menos hasta febrero, junio… para junio quizás estemos viendo el fin del túnel».

Y si para junio se ha logrado esta anhelada revisión de Pastor Bonus, el cardenal Gracias no tiene ninguna duda acerca de a quién se deberán las gracias. El Papa Francisco, ha dicho, no ha tenido «ninguna indecisión» durante todo el proceso. Una muestra, para el purpurado, de que el pontífice es un «buen líder» con una «visión clara». El pontífice «participa y escucha a la discusión», ha afirmado el purpurado indio, «y de vez en cuando levanta la mano cuando quiere hablar». «Ciertamente no habla tanto», matiza Gracias, «porque creo que nos sentiríamos inhibidos y querríamos ir en el sentido que él señale». Y eso cuando, más bien, «sabemos que el Santo Padre quiere que digamos lo que pensemos».

Tanto, de hecho, que el pontífice «toma muy en serio al grupo» hasta el punto en el que Gracias ya considera que el C9 modela «un nuevo sistema» que Francisco quiere implementar en la Iglesia entera. Un modelo de gobierno «en el que la retroalimentación viene de abajo arriba», o en el caso de la reforma de la Curia «del mundo entero».

Pero el Papa no solo es un buen líder, según uno de los nueve cardenales que le ha acompañado de cerca durante todos los altibajos que implican cuatro años de reforma: también es un «hombre de una fe profunda». Incluso cuando el propio Gracias tenía sus dudas sobre el proceso, Francisco no se dejó angustiar nunca. «Sabe lo que quiere. Es un buen jesuita, y los jesuitas saben exactamente lo que quieren», bromea el indio al respecto.

Y aún cuando la reforma de la Curia romana del C9 esté lista en los próximos meses, todavía hará falta una reforma de la mentalidad del resto de la Iglesia. El cardenal Gracias no tiene ninguna ilusión en este sentido, y reconoce abiertamente que el cambio de chip de obispos, sacerdotes, religiosos y fieles quizás cueste más. «Pero esperamos que se filtre hacia abajo», ha afirmado el indio. «Estamos bastante convencidos de que esto pasará porque el Papa está emprendiendo un liderazgo muy efectivo». Y así es como Francisco cumplirá con la promesa que se hizo a sí mismo y al resto del colegio cardenalicio en el cónclave de marzo 2013, de reparar una Iglesia que se hundía.

«No pasará de la noche a la mañana», declara Gracias, «pero en algún momento nos daremos cuenta de que las cosas han cambiado». Francisco «sabe lo que quiere» con la reforma, «y está contento».

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído