El Papa ordena a 16 diáconos y les recuerda que "estáis llamados al servicio del Pueblo de Dios"

Francisco, a los nuevos sacerdotes: «Por favor, no os canséis de ser misericordiosos»

"Cooperada para edificar la Iglesia, sed predicadores del Evangelios, pastores del Pueblo de Dios"

Francisco, a los nuevos sacerdotes: "Por favor, no os canséis de ser misericordiosos"
El Papa ordena a 16 diáconos y les recuerda que “estáis llamados al servicio del Pueblo de Dios” RD

Sed eco de la voz de la Humanidad, conscientes de haber sido elegido entre los hombres, y llamados a ejercer con alegría sincera la obra de Cristo, únicamente dispuestos a complacer a Dios, no a vosotros ni a vuestros intereses

(Jesús Bastante).- El Buen Pastor es aquel que da la vida por su rebaño. Pastores fieles, que caminan delante, detrás o al lado de los fieles, bajo la guía del Espíritu Santo. El Papa Francisco ordenó a 16 nuevos sacerdotes en una solemne Eucaristía en la basílica de San Pedro, en la que les recordó que, más allá de sus funciones ministeriales, «estáis llamados al servicio del Pueblo de Dios».

«Por favor, no os canséis de ser misericordiosos», pidió el Papa a los 16 diáconos, provenientes del Colegio Diocesano Redemptoris Mater (6), el Pontificio Seminario Romano (5), la Familia de los Discípulos (4), y la Obra de Don Orione (1). En una breve homilía, antes de las ordenaciones, Bergoglio recordó que «Jesús es el único sacerdote, pero en Él todo el pueblo de Dios ha sido constituido pueblo sacerdotal».

Tras prometer obediencia y fidelidad, cada uno de los 16 diáconos recibía la bendición papal: «Dios que ha empezado contigo su obra desde niño, la lleve a cabo«. Y es que, como recordó en su homilía, «el Señor ha elegido a algunos para ejercer públicamente el ministerio sacerdotal», convocándoles a ser «maestro, sacerdote y pastor».

 


«Los sacerdotes estáis llamados al servicio del pueblo de Dios», recordó Bergoglio, pidiendo a los nuevos presbíteros que «cooperen para edificar» la Iglesia, consagrados «como verdaderos pastores del Nuevo Testamento» y «predicadores del Evangelio, pastores del Pueblo de Dios».

«Estáis a punto de recibir el orden sacerdotal. Tened presente que ejerciendo la misión de Cristo estaréis uniéndoos a Él en su misión», recordó el Papa, invitando a los nuevos sacerdotes a «creer lo que habéis leído, y enseñad lo que habéis aprendido en la fe, vivid lo que os ha enseñado«.

Y hacerlo «con alegría» para que «con la Palabra y vuestra vida edifiquéis la casa del Pueblo de Dios». «Que reconozcáis siempre lo que hacéis, participando del misterio de la Muerte y Resurrección de Jesús», para «caminar junto a nosotros».

 

 

«Con el Bautismo podréis añadir nuevos fieles al pueblo deDios. Con el sacramento de la penitencia podréis perdonar los pecados», señaló Francisco, quien se salió del texto escrito para, mirando a los ojos a los diáconos, pedirles, «por favor, no os canséis de ser misericordiosos. Pensad en vuestros pecados, en vuestras miserias, que Jesús ya os ha perdonado y perdona. Sed misericordiosos».

«Sed eco de la voz de la Humanidad, conscientes de haber sido elegido entre los hombres, y llamados a ejercer con alegría sincera la obra de Cristo, únicamente dispuestos a complacer a Dios, no a vosotros ni a vuestros intereses. Sed solamente servicio a Dios para el bien del santo pueblo fiel de Dios», culminó Francisco, quien les pidió «tener siempre presente el ejemplo del Buen Pastor, que no ha venido para ser servido, sino para servir, para intentar salvar lo que estaba perdido».

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído