El cardenal lamentó "la falta de respuestas" a las víctimas de abusos del clero

Tagle admite que la Iglesia «cubrió el escándalo para proteger a los abusadores»

"La Iglesia debe pedir perdón repetidamente, reconociendo que no merecemos ese perdón"

Tagle admite que la Iglesia "cubrió el escándalo para proteger a los abusadores"
El cardenal lamentó "la falta de respuestas" a las víctimas de abusos del clero RD

Algunos obispos están a veces obligados a elegir entre víctima y acusador. Nosotros nos enfocamos en los dos: tenemos que curar sus heridas, y tenemos que ayudarlos a enfrentar la verdad

(Hernán Reyes Alcaide, corresponsal en Roma).- El cardenal filipino Luis Antonio Tagle fue el encargado de abrir la primera sesión de trabajo en la cumbre anti-pederastía convocada por el Vaticano tras la introducción del papa Francisco y lamentó la «falta de respuestas» que ha tenido la Iglesia a las víctimas de abusos por parte del clero.

«La falta de respuestas de nuestra parte al sufrimiento de las víctimas, hasta el punto de rechazarlas y de cubrir el escándalo para proteger a los abusadores y las instituciones ha lastimado nuestra gente, dejando una profunda herida en nuestra relación con todos a los que estamos invitados a servir», planteó en su discurso el también presidente de Cáritas Internacional.

«La Iglesia nunca puede pedir a las víctimas que perdonen y sigan adelante. Debe pedir perdón repetidamente, reconociendo que no merecemos ese perdón en el orden de la Justicia», admitió Tagle.

 

 

 

 

«Además de a las víctimas el abuso golpea a todos. A las familias, los propios acusadores y a los obispos», sentenció el purpurado asiático antes de iniciar en su relación un recorrido por la historia de la perspectiva de la sanación de heridas en las ciencias sociales..

En ese marco, Tagle lamentó «las heridas fueron infligidas por nosotros obispos a las víctimas. Cuando estás a cargo de gente pequeña y vulnerable se supone que debes protegerla», planteó, emocionado casi hasta las lágrimas, antes de interrumpir su discurso en el que comparó las heridas de los abusos con las heridas que le provocaron a Jesús los que lo traicionaron.

«¿Cómo nosotros como obispos promovemos la curación en este contexto específico?», les preguntó en ese marco a los 190 participantes que llenaron el Aula Nueva del Sínodo.

En ese punto, recordando al papa Francisco, Tagle convocó a los representantes de más de 114 Iglesias del mundo a «recuperar la fe en la perspectiva eclesial para guiarnos».

«Sólo una fe herida es creíble. ¿Cómo podemos expresar fe en Cristo cuando cerramos los ojos a todas las heridas infligidas por el abuso?«, preguntó Tagle.

 

 

 

 

«Cada uno de nosotros … debe asumir la responsabilidad personal de brindar sanidad a esta herida en el cuerpo de Cristo, y hacer el compromiso de hacer todo lo posible para que los niños y las personas vulnerables estén seguros», les dijo.

«Tocando las heridas de los que sufren tocamos nuestras propias heridas y las de Cristo», planteó. «Debemos alejar toda duda para estar cerca de las heridas de nuestra gente«, reclamó Tagle.

«Nosotros no pedimos que olviden los abusos, sino que los llamamos a que perdonen a quienes los lastimaron para una reconciliación», convocó.

«Algunos obispos están a veces obligados a elegir entre víctima y acusador. Nosotros nos enfocamos en los dos: tenemos que curar sus heridas, y tenemos que ayudarlos a enfrentar la verdad», aseveró.

Tras las palabras introductorias del pontífice, la reunión había iniciado con un video con testimonios de víctimas, que mostró el alcance global del problema y la crisis que enfrenta la Iglesia: fueron un hombre latinoamericano, una mujer africana, y otros tres hombres de Europa del Este, Asia y Estados Unidos.

 

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído