Krystian Kuźma logra posicionarse en el primer lugar de este agresivo deporte

El bestial nocaut del ‘Tyson polaco’, el nuevo campeón de la disciplina más sangrienta

El combate tiene reglas similares al boxeo, pero con dos grandes diferencias: no utilizan guantes y todos los combates deben terminar con nocaut

El boxeo estilo bare-knuckle es un deporte tan agresivo como sangriento.

En el boxeo sin guantes es común que se rompan costillas y manos. Así como que haya cortadas en los rostros y las narices acaben rotas.

A pesar de que es una disciplina que aún no está tan popularizada como el boxeo, cada día gana nuevos seguidores.

Una demostración es la alta participación en el Gromda Fight Club, un certamen realizado en Polonia y con una modalidad de eliminación directa en el que participaron ocho luchadores.

Los enfrentamientos se realizaron a cuatro asaltos de dos minutos cada uno y en caso de que en ese lapso los dos protagonistas siguieran de pie se celebraba un round más sin límite de tiempo hasta que uno caiga.

El campeón fue Krystian Tyson Kuźma, cuyo apodo surge debido a la similitud en potencia de sus golpes con los que solía dar el ex boxeador estadounidense campeón mundial de los pesos pesados y estrella del deporte mundial en la década del 90.

Kuźma ganó los combates de cuartos de final y semifinales en el primer round y el último en el tercero, ante Michał “Kickboxer” Bławdziewicz, quien llegó como el gran candidato y se fue con el rostro ensangrentado.

En las redes sociales se viralizó el nocaut que le permitió al campeón triunfar en su primera pelea.

Cuando apenas iban algunos segundos, Kuźma logró derribar a Bławdziewicz, quien se levantó, tomó aire y decidió continuar, pero en el siguiente ataque recibió un uppercut en el mentón que no pudo detener y cayó inconsciente sobre la lona.

De inmediato, fue trasladado en camilla a un hospital cercano y hasta el momento la prensa local no publicó ningún parte médico que refiera a su estado de salud.

El evento pudo seguirse por PPV en Polonia a un módico precio de 22 dólares y se realizó sin público debido a la pandemia del coronavirus.

Para darle un ambiente más salvaje, el gimnasio fue decorado como si fuese un callejón, con paredes mal pintadas, graffieties y autos antiguos estacionados allí dentro.

Además, en cada lado del cuadrilátero de 4×4 metros se ubicó una mujer con look rockero.

David Feldman, presidente de Bare Knuckle Fighting Championship (BKFC) había mostrado su interés de que Mike Tyson participe de un combate d estas características en su vuelta al boxeo, incluso, se había filtrado una oferta cercana a los 20 millones de dólares.

Sin embargo, el estadounidense habría rechazado esta propuesta ya que a sus 53 años esta modalidad resultaría ser demasiado violenta para él.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído