Agresiones físicas, insultos y presión psicológica afecta a los deportistas asiáticos

Una patinadora china narra los abusos a los que fue sometida: «Me golpeaban hasta que mi piel estaba en carne viva»

Jessica Shuran Yu brindó un crudo testimonio del calvario que vivió a los 11 años cuando entrenaba en su país

Una patinadora china narra los abusos a los que fue sometida: "Me golpeaban hasta que mi piel estaba en carne viva"
Jessica Shuran Yu PD

Jessica Shuran Yu sintió la necesidad de dar su testimonio sobre los abusos que ella misma sufrió hace menos de una década.

La patinadora sobre hielo que nació en China, y que hoy representa a Singapur, recordó que “el maltrato empezó a los 11 años”.

“Mi entrenador me golpeaba usando las guardas, que son unas fundas de plástico que cubren las cuchillas. Cuando se enfadaba conmigo, cuando consideraba que cometía el más mínimo error, me pedía que elevara la mano. A veces me golpeaba en las piernas y los brazos sin aviso”, indicó.

“Podía pasar en medio de un entrenamiento, delante de todo el mundo, o después, en zonas apartadas donde me gritaba y golpeaba aún más fuerte. En días especialmente malos, me golpeaban más de 10 veces seguidas hasta dejarme la piel en carne viva”.

Especialista en las pruebas individuales, se convirtió en campeona de los Juegos del Sudeste Asiático 2017 y alcanzó en dos ocasiones el título nacional.

La deportista también desveló la forma en la que los coaches se dirigían a los patinadores. “Perezoso”, “estúpido”, “retrasado”, “inútil” y “gordo”, eran algunos de los adjetivos que, según Yu, les decían en pleno entrenamiento.

“Cuando tenía 14 años y atravesaba la pubertad, comencé a luchar con mis saltos porque estaba aumentando de peso. Era golpeada en la espinilla con la puntera de un patín para obligarme a intentarlo de nuevo. No me dejaban cojear o llorar. La mayoría de las veces ese abuso ocurrió frente a otros patinadores en la pista. No se lo dije a ninguno de mis amigos, adultos en la escuela o en mi federación, porque me sentía muy humillada. Era inhumano”, recordó.

Otro de los momentos que marcaron para siempre la vida de Yu fueron en las pruebas camino la última edición de los Juegos Olímpicos de Invierno, que se realizaron en Pyeongchang 2018.

“Tenía problemas con los alineamientos de las cuchillas y me rompí en el vestuario debido al estrés. Mis lágrimas le molestaron. Me dijo que parara y como no lo hice, me dio una patada en el pie e hizo que se me bloqueara el talón. Estuve 15 minutos con hielo, pero cuando volví a la pista, no podía saltar. Estuve dos días de baja, justo antes de los clasificatorios”, advirtió.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído