El búlgaro se olvidó del punto cuando vio caer en mala posición a su rival, Kyle Edmund, y corrió a auxiliarlo

Grigor Dimitrov es un caballero: gesto de deportividad en Brisbane

Grigor Dimitrov es un caballero: gesto de deportividad en Brisbane
Grigor Dimitrov. RG

Un caballero con todas las de la ley. Elegante en el juego, altivo en la derrota y generoso en la victoria. Ese es Grigor Dimitrov.

El deporte es ganar, perder y todo lo que hay entre medio. También, o sobre todo, las muestras de compañerismo que nacen espontáneamente y que, son la mayoría. 

Dimitrov no se lo pensó mucho para dejar el punto y socorrer a su rival, Kyle Edmund, cuando este cayó al suelo tras torcerse el tobillo.

El búlgaro saltó la red y ayudó al británico a levantarse y lo acompañó a la silla para que se recuperara.

Después de unos minutos el partido continuó y acabó ganando Dimitrov por 6-3, 6-7 (3) y 6-4 y jugará la final del ATP Brisbane, preparatorio para el Abierto de Australia, contra Nick Kyrgios.

Pero el búlgaro también salió ganador en compañerismo y ejemplo, más importante que el deporte.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído