Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

Despilfarro: El Gaiás y la herencia envenenada de Caixa Galicia

La historia unas veces es trágica, pero otras es irónica. Y no deja de ser irónico que la certificación del fracaso de la “ciudad de la cultura” coincida con el fracaso histórico de Caixa Galicia. Y es que, sin ésta no habría habido Ciudad de la Cultura (CdC) erigida en el monte Gaiás.

El día 15 de enero de este año decía aquí que consideraba arriesgados los entusiasmos del presidente regional al presentar los dos primeros (y ya últimos) edificios terminados de la CdC. Máxime cuando la historia ridiculizó similares entusiasmos (respecto al CGAC o la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la USC). Decía el presidente que “en los principales itinerarios del mundo (de la arquitectura) habrá desde hoy una nueva parada obligatoria”, la “ciudad de la Cultura” de Eisenmann que, por su categoría resulta “equiparable” al MOMA (Museo de Arte Moderno) de Nueva York, la ópera de Sidney o el Guggenheim de Bilbao. Comentaba aquí que antes de saber si vamos a competir en la “Champions League” arquitectónica mundial con el MOMA y la Ópera de Sidney, sería bueno saber si podemos ganar la Liga arquitectónica nacional frente al “Real Madrid” y el “FC Barcelona” (el Guggenheim en Bilbao de Frank Gehry y la “Ciudad de las Ciencias y las Artes” de Valencia de Santiago Calatrava, obras, para mí, muy superiores a las de Eisenmann. Decía que un aspecto que tan ilustre arquitecto no valoró desde su cómodo despacho es la desafortunada ubicación del complejo en una zona climáticamente muy inclemente. Ya se sabe, ilustres arquitectos y famosas empresas de auditoría como KPMG cobran cantidades astronómicas por dar por buenas cosas que desde el gratuito sentido común ya se advierten como disparatadas.

Decía entonces que aunque yo era pesimista, la palabra final sería del público. Y este año el público ha emitido sentencia. Mientras las viejas piedras de Santiago estaban concurridísimas, las nuevas y flamantes piedras del Gaiás estaban desiertas: por no ir no iban ni los que montaban plataformas de apoyo. La crisis ha terminado por poner fin a la aventura. Y ha sido el Conselleiro Varela, un espíritu nada vulgar, quien, por fin, ha dicho que el rey está desnudo. Sus palabras: el Gaiás “no puede competir con el Guggenheim, es imposible”.

La CdC se construyó porque Caixa Galicia cedió “gratuitamente” los terrenos del monte Gaiás. Hasta en eso la gestión de la Caixa fue un desastre. Hay quien propuso ubicar allí la sede de la Caixa. Hubiera sido muy expresivo.

NOTA:
Este artículo se ha publicado en el diario ABC, edición de Galicia, el sábado 28 de octubre de 2011.

OTROS ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ESTE BLOG SOBRE LA «CIUDAD DE LA CULTURA»

Despilfarro: Nueva terminal del aeropuerto de Santiago: ¿era necesaria? (12-XII-2011)

Arquitectos «estrella»: mentiras arriesgadas (24-I-2011)

Obra faraónica en Galicia: ¿atractivo universal para contenido local? (19-I-2011)

Gasto autonómico, ni economía ni cultura (21-XII-2010)

Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído