Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

Deficit y Universidades

La crisis económica tiene una ventaja: está dejando al desnudo todo el despilfarro de estos años. Y es que la crisis no ha adquirido en España esta intensidad “porque sí” ni por culpa del destino. La intensidad de la crisis en España es proporcional al despilfarro realizado estos años. Y ese despilfarro se ha producido en muchas esferas de gobierno. Una de ellas, de la que se habla poco, es de las Universidades. Conviene empezar a hablar de eso.

Creo que a estas alturas es indiscutible que el Estado autonómico ha tenido un desarrollo disfuncional y ruinoso. Y no me refiero sólo a los órganos inútiles que hacen lo que hace, mejor y más barato, un órgano del Estado (Defensor del Pueblo, Consejo de Estado, etc.), sino a la reproducción de organismos que hacen lo que otro organismo en la región ya podía hacer mejor y más barato. Hablamos de aeropuertos y universidades. Sobre los aeropuertos ya he tratado aquí en alguna ocasión y quizá haya que volver. Pero lo de las Universidades ha sido poco tratado y merece una consideración detenida.

Galicia contaba con una universidad, antigua y prestigiosa, la de Santiago (USC). Pero, primero el tripartito y luego Fraga crearon dos nuevas Universidades, la de Coruña y la de Vigo. Y a partir de ahí empezó la multiplicación de Facultades. Hay ahora, en Galicia, cuatro Facultades de Derecho. La multiplicación de Universidades y Facultades implica multiplicar equipos directivos, equipos de apoyo administrativo, dependencias administrativas y, por supuesto, gastos de mantenimiento. El ministro de Educación presentó el 10 de octubre un informe en el que expertos internacionales aconsejan lo obvio: fusionar Universidades y fusionar Facultades. Los rectores de las tres Universidades gallegas fueron unánimes en oponerse.

Creo que es un error en términos económicos y científicos que no se podrá mantener mucho si queremos salir adelante. No se trata de suprimir las titulaciones existentes, sino de ofrecerlas en las mejores condiciones. Necesitamos centros de investigación potentes y ahora no podemos tenerlos. Ejemplo: la biblioteca de Derecho de la USC ha recortado su presupuesto en un 40%. No puede haber ahora una sola biblioteca universitaria de Derecho competitiva en Galicia porque hay que mantener cuatro bibliotecas, en vez de una, donde el dinero se dedica, en buena medida, a comprar los mismos títulos, los libros y revistas más básicos, pero donde se ha recortado el presupuesto para comprar libros y revistas más especializados. Y este problema se produce con otras Facultades. ¿Queremos ganar el futuro o no?

NOTA:
Este artículo se publicó cuando aún colaboraba en el diario ABC, edición de Galicia, el día 5 de noviembre de 2011.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído