ZP no habla de crisis pero ya anuncia congelación de sueldos

(PD).- Zapatero ha decidido reducir un 30% la oferta empleo público para 2009 y congelar los salarios de altos cargos. Aunque sigue sin pronunciar la palabra crisis, el presidente del Gobierno augura un crecimiento por debajo del 2% este año, cuando las previsiones estaban hechas sobre el 3%. Y eso que los nubarrones no han hecho más que aparecer. Todavía queda la tormenta.

Zapatero ha comparecido para decir, en tono solemne, lo que todo el mundo viene diciendo desde antes de las campaña elecotoral: la economía se ha parado y se avecina paro. El presidente del Gobierno ha reducido la previsión de crecimiento de nuestra economía para este año. Sin dar un número concreto, ha adelantado que se quedará «por debajo del 2%», lo que supone una drástica reducción respecto a las estimaciones iniciales, que superaba el 3%.

Zapatero ha presentado su segundo Informe Económico en la sede del Consejo Económico y Social (CES). El presidente ha hecho solemne lo que todo el mundo viene avisando: la desaceleración económica es grave. Se avecina paro.

«Este es el escenario que razonablemente podemos contemplar a día de hoy, que sitúa el principio de la recuperación de un crecimiento más vigoroso a partir del segundo semestre de 2009».

En cuanto al empleo, advirtió que no se podrá absorber durante algún tiempo todas las solicitudes de empleo formuladas por los trabajadores, debido a un creciminto débil, con inflación alta «que supone dificultades para la economía española».

Al igual que el año pasado, el presidente del Gobierno ha presentado el Informe Económico. En 2007 lo hizo en la Bolsa de Madrid, que seguidamente sufrió fuertes caídas, lo que produjo comentarios maliciosos sobre el gafe de Zapatero. Entonces era otra coyuntura: España crecía por encima de la media europea y a un ritmo cercano al 4 por ciento (3,8 por ciento en 2007).

Este año los datos son color hormiga: Zapatero ya reconoce que se crecerá a menos del por ciento, coincidiendo con el análisis de otros organismos, como el Fondo Monetario Internacional, (1,8%).

RECORTE DEL EMPLEO PÚBLICO

Zapatero, entre otra medidas, ha anunciado la congelación de sueldos de altos cargos públicos y un recorte de la oferta de empleo público debido a la crisis que vive la economía española.

Según ha dicho, la oferta de empleo público será un 30% menor en 2009 que durante el presente año.

EL «PLAN VIVE PARA COCHES, A PARTIR DE JULIO

Tras hacer un repaso por las principales medidas económicas que el Ejecutivo ha tomado en los últimos meses, el presidente del Gobierno ha anunciado nuevas medidas, entre las que se encuentran una ampliación de las actuales líneas de financiación para Pymes y pequeñas empresas, y la puesta en marcha, a partir de este mes de julio, del Plan VIVE para sustituir los vehículos más contaminantes por otros más modernos, que tendrá una duración de dos años.

Además, el Gobierno pondrá en marcha un nuevo plan para impulsar las actividades de rehabilitación de vivienda, lo que Zapatero ha denominado un «plan renove». Con una dotación de líneas crediticias de 2.500 millones de euros anuales, el nuevo plan servirá para «mejorar nuestros edificios e instalaciones turísticas», según el presidente.


Coyuntura internacional

«En este momento, tanto la coyuntura internacional como los datos internos más recientes permiten anticipar que el ajuste de la economía española va a seguir siendo intenso en los próximos meses, con un crecimiento a final del año por debajo del 2%», afirmó Zapatero.

En este sentido, el presidente del Gobierno indicó que prevemos «un crecimiento débil a corto plazo, pero no un estancamiento duradero». En su opinión, un crecimiento débil, con inflación alta «nos trae dificultades» y la economía no podrá absorber «durante algún tiempo» todas las solicitudes de empleo formuladas por los trabajadres. «En definitiva, la economía se enfrenta a una situación adversa con un intenso proceso de ajuste del sector de la construcción y en pleno cambio de patrón de crecimiento», puntualizó el líder del Ejecutivo.

Pero Zapatero apuntó que este diagnóstico «abre paso a la expresión de confianza». «Lo afirmo de modo radical, contundente: gracias al esfuerzo de todos, España está mejor preparada que nunca para afrontar esta situación, para afrontarla y superarla».

Medidas contra la crisis

Además, el presidente del Gobierno ha presentado una serie de medidas para hacer frente a este menor crecimiento de la economía y a su menor capacidad para crear empleo, lo que ha llevado a la tasa de paro a rozar el 10% de la población activa.

Éste es el segundo año en el que el presidente del Gobierno presentará un informe económico pero, no obstante, mientras en 2007 lo hizo en la Bolsa de Madrid -decisión que suscitó críticas en aquel entonces por rodearse con los principales líderes económicos y financieros-, este año el escenario elegido es el Consejo Económico y Social (CES), a las 12:45 horas, donde además de los empresarios están representados también los sindicatos y otros agentes económicos.

Este nuevo conjunto de medidas que ha anunciado Zapatero se suma al paquete económico que aprobó hacia varios meses el Gobierno y que incluye, entre otras actuaciones, la deducción de 400 euros en el IRPF para trabajadores, asalariados y pensionistas, que comenzará a percibirse en la nómina de este mismo mes y que pondrá en el bolsillo de los contribuyentes unos 6.000 millones de euros.

También en el ámbito fiscal ha entrado en vigor la mejora en el tratamiento tributario de las rehabilitaciones de edificios, al poder recuperar el IVA soportado. Las obras realizadas en un edificio se considerarán rehabilitación cuando su coste supere el 25% del precio de adquisición del inmueble, sin incluir, como hasta ahora, el precio del suelo.

Beneficiarios de las medidas hipotecarias

Además de la rebaja del IRPF, se ha suprimido también el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados en la ampliación de plazos hipotecarios y los gastos de gestoría y notaria en estas mismas operaciones, medida que ha beneficiado ya a 350 familias.

Por otro lado, el Ejecutivo ha ampliado en 2.000 millones de euros el aval que el Estado concede para la titulización de créditos a las pymes, pasando de 1.000 millones a un total de 3.000 millones. Con esta medida se pretende reforzar el apoyo financiero de los bancos a la pequeña y mediana empresa y reducir los costes a los que éstas se enfrentan.

Junto con todas estas medidas, que ya han entrado en vigor, el Gobierno ha enviado al Consejo de Estado un anteproyecto de Ley, que se aprobará en los próximos meses. El texto recoge la supresión del Impuesto sobre el Patrimonio desde el 1 de enero de 2008, con lo que el próximo año los contribuyentes beneficiados no tendrán que hacer la declaración de patrimonio correspondiente y se ahorrarán unos 1.800 millones de euros.

Este anteproyecto de Ley incluye también las devoluciones mensuales de IVA desde enero de 2009, que permitirá anticipar a las empresas unos 6.000 millones de euros.

Diálogo social

Además, el Gobierno ha dado inicio al diálogo social para pactar con sindicatos y empresarios nuevas medidas que contribuyan a la recuperación económica. El comienzo «formal» de este proceso tuvo lugar el pasado miércoles en el Palacio de La Moncloa con la presencia de Zapatero, los secretarios generales de CC.OO. y UGT, José María Fidalgo y Cándido Méndez, y los presidentes de CEOE y Cepyme, Gerardo Díaz Ferrán y Jesús Bárcenas.

Todos ellos se comprometieron a trabajar para ayudar a España a salir de la crisis y a tal fin elaborarán un documento antes del 31 de julio en el que detallarán los objetivos y el temario de discusión del diálogo social para esta legislatura. El propio Zapatero ha decidido coordinar la agenda como muestra de su confianza y compromiso con el diálogo social.

Aunque esa hoja de ruta no será aprobada hasta dentro de unas semanas, Zapatero ha avanzado algunas cuestiones que quiere debatir con sindicatos y empresarios, entre ellas una reforma de los servicios públicos de empleo (antiguo Inem) para incrementar su eficacia y una reforma de la formación profesional para buscar una mejor adecuación de los procesos formativos a la demanda de empleo.

El jefe del Ejecutivo también quiere discutir sobre política industrial e incluso de las pensiones, pues no ha descartado que tenga que emprenderse en esta legislatura una nueva reforma en la Seguridad Social si así lo decide el Pacto de Toledo.

El cambio del modelo productivo será otro tema estrella del diálogo social. El Gobierno y los agentes sociales coinciden en que basar el crecimiento económico en la construcción, como ha ocurrido en los últimos años, genera empleos de baja calidad y poco productivos, por lo que apuestan por asentar el modelo económico en otros sectores, más productivos y con mayor valor añadido.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído