La fuerte subida que está experimentando el gas en lo que va de año dejará un importante agujero en las familias españolas

La factura de gas de un hogar será en 2022 un 44% más cara que en el mismo periodo de 2020: más de 1.200 euros

Si en 2020 una familia española se dejaba 850 euros en calefacción de gas natural, este año la factura superará los 1.000 euros

La factura de gas de un hogar será en 2022 un 44% más cara que en el mismo periodo de 2020: más de 1.200 euros
Precio del gas PD

Los datos son demoledores. La fuerte subida que está experimentando el gas en lo que va de año dejará un importante agujero en las familias españolas.

Si en 2020 una familia española se dejaba 850 euros en calefacción de gas natural, este año la factura superará los 1.000 euros. No obstante, la verdadera subida se dejará sentir en 2022, cuando se sitúe los 1.227 euros. Este incremento supone un alza del 44% respecto al primer trimestre de 2020, es decir, 377 euros más que en 2020.

El problema es que los clientes con tarifa regulada no serán conscientes del coste hasta el año que viene. Y es que con las nuevas medidas del gobierno – Real Decreto Ley 17/2021-, los clientes acogidos a la tarifa de último recurso -conocida como la Tarifa de Último Recurso o TUR– han visto cómo se introducía un “techo” en el coste de energía para el cuarto trimestre de 2021 y el primer trimestre de 2022, si bien tendrán que hacer frente al déficit generado con incrementos de precios adicionales en las siguientes revisiones de la tarifa. En el caso de que no se hubiera introducido dicho límite, un cliente en la TUR habría pagado en 2021 un 15% más que en 2020 y pagaría en 2022 un 38% más que en 2021.

No obstante, donde sí se está dejando notar la subida del gas es en los costes de las pequeñas y medias empresas españolas que se encuentren en el mercado libre del gas. Por ejemplo, una fábrica que consuma 45 GWh/año de gas pagará más del triple en 2022 que en 2020. Es decir, su factura pasará del millón de euros de hace un año, a que este ejercicio rebase los 1,6 millones de euros y a finales de 2022 estará en los 3 millones de euros.

Los verdaderos vencedores de la fuerte subida de esta materia prima son las compañías gasistas, que están teniendo ganancias desorbitadas en lo que va de ejercicio. De hecho, las empresas importadoras sin coberturas con posiciones largas estarían vendiendo el gas a un valor 5 veces superior a lo que les cuesta adquirirlo. Cabe recordar que el precio reconocido a los contratos de aprovisionamiento de largo plazo con referencia al barril de Brent es de 20,86 euros/MWh, mientras que la cotización del gas para entrega en noviembre está por encima de los 90 euros/MWh.

La fuerte subida de las commodities también se deja ver en la cuenta de resultados y en su evolución en lo que llevamos de ejercicio. Por ejemplo, en España, la compañía Naturgy obtuvo un beneficio neto de 777 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que representa un incremento del 58,6% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. Además, su cotización se ha revalorizado más de un 25% desde el 1 de enero y de esta forma, la acción se encuentra en máximos de casi principios de 2020.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído