Reyal Urbis afronta un año de paralización en su concurso de acreedores

Reyal Urbis afronta un año de paralización en el concurso de acreedores en el que está inmersa desde febrero de 2013 por la judicialización en la que acaba de entrar el proceso.

La inmobiliaria que controla y preside Rafael Santamaría presentó esta pasada semana un recurso ante la Audiencia Provincial contra el auto del Juzgado de lo Mercantil número 6 que en septiembre rechazó la propuesta de convenio que la empresa había presento para superar el concurso.

La presentación de este recurso supone abrir un plazo de casi un año, periodo medio estimado para que la Audiencia traslade el recurso a las partes, resuelva las posibles impugnaciones y finalmente lo resuelva, según informaron a Europa Press en fuentes jurídicas.

Reyal Urbis, que ya anunció su intención de recurrir el rechazo al convenio, busca con esta medida garantizar la continuidad de la compañía. La inmobiliaria considera que la propuesta de convenio que presentó en febrero de este año es la única alternativa de la empresa para garantizar su futuro, según apuntan dichas fuentes.

En el plan que presentó al juez para evitar su liquidación y poder afrontar la deuda de 3.978 millones que soporta, la compañía planteaba afrontar la deuda de algo más de 400 millones de euros que tiene con Hacienda de forma distinta respecto a la de unos 2.900 millones que soporta con los bancos.

En concreto, proponía alcanzar un acuerdo unilateral con Hacienda sobre un plan de pago en efectivo y a largo plazo, y, por otro lado, realizar una dación en pago de activos inmobiliarios a los bancos con una quita del 80%. Sareb, Santander y el ICO figuran como principales acreedores de la inmobiliaria.

El juez rechazó no obstante esta propuesta a través de un auto emitido el pasado mes de septiembre, por no considerar factible las fórmulas de pago planteadas por la empresa.

PACTA UN ERE PARA TODA SU PLANTILLA.

A pesar del ‘impass’ que afronta en el proceso concursal, Reyal ha avanzado en el expediente de regulación de empleo (ERE) que planteó hace unas semanas para toda su plantilla.

Esta semana la inmobiliaria ha logrado un preacuerdo con los representantes de los trabajadores para facilitar una «salida escalonada en el tiempo» a los 62 empleados con que cuenta.

En virtud del acuerdo, que ahora se ratificará en asamblea, estos empleados recibirán una indemnización de 33 días por año trabajado, con un máximo de 24 mensualidades, además de un importe lineal en función de la antigüedad. Se trata de la misma compensación que se abonó en el anterior ERE, el pactado en mayo de 2014 para 60 trabajadores.

Reyal Urbis se declaró en concurso en febrero de 2013 tras no poder entonces alcanzar un acuerdo con sus bancos para la que hubiera sido su cuarta refinanciación de deuda. Se trata de uno de los mayores concursos de acreedores declarados hasta el momento, junto con los de Nozar, Habitat, Llanera o Martinsa Fadesa, esta última actualmente en liquidación.

Al cierre del pasado mes de septiembre, la inmobiliaria presentaba un ‘agujero patrimonial’ de 3.227 millones de euros y una pérdida neta de 137,47 millones de euros.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído