Nadal aspira a tener «un sustituto ideal» en el futuro para la nuclear, que hoy es «insustituible»

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Alvaro Nadal, se ha mostrado convencido de que, en un futuro, España será capaz de sustituir la producción de energía nuclear por fuentes de energía renovable que tengan las mismas ventajas y que no tengan sus inconvenientes. Sin embargo, ha incidido en que «hoy por hoy» no es posible plantear un cese en el uso de esta fuente de energía.

«La energía nuclear, hoy por hoy, es la única capaz de hacer dos cosas: producir en base unas 8.000 horas al año y no emitir CO2. Ninguna otra tecnología es capaz de hacerlo. ¿Se pueden sustituir hoy por hoy esas dos características con otra tecnología? No», ha incidido durante la clausura de la jornada sobre la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, en la que también ha participado la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina.

Según ha indicado, uno de los requisitos para que se produzca la sustitución es la mejora de las tecnologías de almacenamiento energético, con los cuales «seguro que podría haber una sustitución perfecta, ideal, de la energía nuclear», pero ha hecho hincapié en que «la gran pregunta» es cuándo se va a producir el desarrollo tecnológico necesario para ello.

Nadal ha recordado, en cualquier caso, que España «necesita energías renovables» y que «tiene que cumplir unos objetivos en esta dirección», además de señalar las «ventajas» que ofrece este tipo de fuentes de energía tanto en materia de emisiones de carbono como desde el punto de vista de ser un tipo de producción «más autóctono» y «relativamente constante», aunque con algo de «rigidez e intermitencia». «No cumple todas las características de lo que le pedimos a un sistema energético pero sí cumple muchas de ellas», ha subrayado.

A su juicio, los «grandes errores» de la política en materia energética tienen lugar cuando «no se acierta» sobre el futuro desarrollo tecnológico y se actúa «demasiado pronto» o «demasiado tarde», incrementando así los costes.

Por ello, ha pedido «tener los pies sobre la tierra» en el debate sobre el desarrollo energético del país en un año, 2017, en el que «hay que tomar decisiones muy importantes» de cara a la planificación del país hasta 2030 y que pasan por definir unos objetivos en cuanto a la apuesta por las energías renovables y por la eficiencia energética.

«Nos estamos jugando que nuestro país haga las cosas correctamente. Si hacemos las cosas bien, o incluso mejor que los demás, daremos una ventaja a nuestro país cumpliendo con nuestros compromisos en la lucha contra el cambio climático. Por eso es de lógica que este asunto se debata con transparencia, sin prejuicios y sin enquistamiento ideológico», ha pedido a los asistentes.

INTERCONEXION CON EUROPA

Nadal ha advertido de que España parte de una «gran desventaja» respecto de otros países europeos en cuanto a interconexión energética con los mercados europeos. «El aumento sustancial de la interconexión tanto en electricidad como en gas con el resto de Europa es fundamental a la hora de poder tomar decisiones en España».

«El atraso que en el nivel de integración tiene España con el resto de Europa en estos momentos nos está condicionando muchísimo. El paquete de invierno nos dice que tendríamos que llegar a un 15% de conexiones eléctricas y no tenemos ni el 3%. Con lo que está previsto para 2025, apenas superamos el 5% y el objetivo en el año 2002 es el 10%».

Nadal ha explicado que la importancia de avanzar en este sentido consiste en que, si España estuviera interconectada, «podría hacer muchísimas más cosas» en materia de desarrollo energético. En cambio, con los niveles actuales, «los costes para hacer esas mismas cosas o incluso menos son muchísimo más altos».

«Si me preguntan cuál es el objetivo fundamental de la negociación y la participación de España en la política europea climática es la interconexión –ha manifestado–. Y eso sí que depende de voluntad política y de que en España consigamos un gran consenso a favor de esta interconexión y de que utilicemos todas las armas que tenemos a nivel político, social y económico para lograrlo».

UNA LEY PARA AVANZAR HACIA LOS OBJETIVOS DEL ACUERDO DE PARIS

En esta línea, la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha recordado que los objetivos que plantea el Acuerdo de París para luchar contra el Cambio Climático «son muy exigentes» y requerirán un esfuerzo «sostenido en el tiempo» que requerirá de la participación de toda la sociedad, «desde los hogares hasta las instalaciones industriales».

Por ello, se ha mostrado convencida de que la mejor manera de acompañar este esfuerzo es el desarrollo de una ley que «guíe la transición» de España hacia un modelo económico bajo en carbono y que lleve aparejadas medidas «con impacto» en aspectos como la financiación de sectores especialmente vulnerables, como el de la agricultura.

García Tejerina ha reafirmado el «compromiso» de todo el Gobierno en la lucha contra el Cambio Climático y ha pedido aprovechar la «oportunidad» que, según sostiene, supone la transición hacia el nuevo modelo económico y energético para impulsar, con ayuda de la ley, la competitividad económica, el empleo y la sostenibilidad de los sistemas naturales y del tejido económico de España.

«Esperamos contar con la activa participación de toda la sociedad española. La lucha contra el Cambio Climático es una responsabilidad tan grande que va a darnos la medida de cada sociedad, y España está dispuesta a ser decisiva en esta lucha», ha indicado la ministra, parafraseando el discurso del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su intervención en el mismo foro, este jueves.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído