Las «fulgurantes» anginas de Cecilia Sarkozy

(EFE / PD).- Un día después de faltar, por enfermedad, a la cita con la familia Bush en Kennebunkport (Maine, EEUU), Cécilia Sarkozy se paseó ayer con dos amigas por las calles de Wolfeboro (Nueva Hampshire) donde veranea con su marido y presidente de Francia, Nicolas Sarkozy.

Las anginas de la Primera Dama han sido «fulgurantes«, escribe hoy con ironía el diario conservador «Le Figaro», mientras que «Le Parisien» habla de «un rápido restablecimiento«.

El pasado sábado, al llegar con un sustancial retraso a la residencia veraniega de la familia Bush en Kennebunkport para un almuerzo «informal» con el titular de la Casa Blanca, George W. Bush, su esposa y sus padres, Nicolas Sarkozy dijo que Cécilia y dos de sus hijos padecían anginas.

«Lo peor es que fui yo el que se las transmitió«, comentó el jefe de Estado francés, y señaló que, por la mañana, la propia Cécilia había telefoneado a la Primera Dama de EEUU, Laura Bush, para disculparse.

La ausencia de Cécilia sorprendió aún más dado que, según la Casa Blanca, había sido la propia Laura Bush quien había hecho la invitación, aprovechando que los Sarkozy veranean con amigos en una lujosa residencia veraniega de Wolfeboro, a unos 80 kilómetros de Kennebunkport.

La ausencia de Cécilia Sarkozy en el almuerzo, primer encuentro del nuevo presidente francés con Bush en territorio estadounidense, ha sido destacada por varios medios de comunicación en Francia, donde «el misterio Cécilia» ha alimentado artículos sobre una Primera Dama muy distinta a sus predecesoras y que ni siquiera acudió a las urnas en la elección de su marido en mayo.

«Le Figaro» recuerda hoy que la esposa de Sarkozy parecía «en plena forma» el pasado viernes, cuando paseaba en pantalones cortos, con una de sus dos hijas, por calles y tiendas de Wolbeforo, y que ayer, domingo, se la vio de nuevo paseando por esa localidad en compañía de dos amigas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído