Kidman vuelve a la ONU para combatir la violencia machista

Kidman vuelve a la ONU para combatir la violencia machista

La actriz, que hace tres años encarnó a una intérprete de la ONU en la gran pantalla, ha vuelto a la sede de Naciones Unidas para promocionar la campaña mundial de la organización contra la violencia machista.

La intérprete australiana ha pedido más apoyo para la campaña Di no a la violencia contra la mujer, del Fondo de la ONU para el Desarrollo de la Mujer (UNIFEM), del que es embajadora de buena voluntad. «No entiendo que, por el hecho de haber nacido mujer, corras el riesgo de ser víctima de la violación más horrorosa y generalizada de nuestro tiempo», ha dicho en una conferencia de prensa.

La actriz está particularmente familiarizada con la labor de la ONU desde que, en el 2005, protagonizó, junto al actor estadounidense Sean Penn, la película La intérprete, la primera que se permitió rodar en el interior de la sede de la organización.

Firmas por internet

Di no a la violencia contra la mujer, campaña de la que Kidman es portavoz, trata de reunir firmas a través de internet para demostrar que hay un movimiento ciudadano emergente que exige que la violencia machista sea una prioridad.

La meta es presionar a los gobiernos para que combatan ese delito y reunir más fondos para financiar los programas de UNIFEM alrededor del mundo, según los organizadores de la campaña. La iniciativa ya ha reunido 210.000 firmas desde su lanzamiento el pasado noviembre, pero Kidman ha dicho que se necesitan más rúbricas para que tenga repercusión en todo el mundo. «Cuantas más firmas tengamos, más repercusión conseguirá tener la campaña para el fomento de actuaciones», ha afirmado.

Una de cada tres mujeres, víctima de abusos

La actriz ha explicado que su interés por los derechos de la mujer proviene del ejemplo de su madre, que trabajó en refugios para mujeres maltratadas, así como de su propia experiencia como madre. Kidman, de 40 años, se encuentra embarazada de siete meses de su actual esposo, el cantante neozelandés Keith Urban, y tiene dos hijos adoptados con su exmarido, el actor estadounidense Tom Cruise.

Se necesita «romper el silencio» que todavía en muchos lugares rodea a este tipo de violencia, ha dicho Kidman, que se ha declarado horrorizada por la estadística de la ONU de que una de cada tres mujeres en algún momento de su vida será víctima de abusos. «Lo que intentamos transmitir es que se puede hacer algo», ha dicho la estrella australiana, que ha estado acompañada en la conferencia de prensa por la vicesecretaria general de Naciones Unidas, la tanzana Asha-Rose Migiro, y la directora interina de UNIFEM, la estadounidense Joanne Sandler.

Aportaciones triplicadas

Esta última ha alabado el compromiso de la actriz con la defensa de la mujer, y ha asegurado que desde que en el 2006 Kidman empezara a colaborar con las actividades de UNIFEM, se han triplicado las aportaciones a su fondo fiduciario. «Pero no es suficiente, el fondo recibe solicitudes de financiación que suman unos 100 millones de dólares (62,7 millones de euros) y fácilmente se podría superar esa cantidad», ha dicho.

Por su parte, la vicesecretaria general de la ONU ha asegurado que la lucha contra la violencia machista es una de las prioridades de la organización. Migiro ha recordado que el secretario general de Naciones Unidas, el surcoreano Ban Ki-moon, se comprometió el pasado febrero a redoblar las iniciativas de la organización para tratar de lograr la erradicación de este tipo de violencia antes del 2015, el mismo plazo fijado para los objetivos de desarrollo del milenio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído