Ha fallecido en su casa de Madrid rodeada de su familia

Muere a los 91 años Carmen Franco y Polo, la unica hija del Generalísimo

La hija de Francisco Franco recibió la extremaunción el día de Navidad

La duquesa nunca escuchó a su padre hablar de la Guerra Civil

Era la hija del Caudillo y durante muchos años, a pesar de su tendencia natural a ser discreta, fue la niña más notable de España.

María del Carmen Franco y Polo, más conocida como Carmen Franco, ha muerto en Madrid a los 91 años de edad, a causa de un cáncer terminal que se le detectó en los últimos meses. Recibió la extremaunción el día de Navidad (Así es la suculenta herencia que deja Carmen Franco).

Ha fallecido este 29 de diciembre de 2017 en su casa del barrio de Salamanca, rodeada de toda su familia (El odio no descansa ni en Navidad: ración de burradas tuiteras celebrando la muerte de Carmen Franco).

La única hija de Francisco Franco y Carmen Polo nació en Oviedo el 14 de septiembre de 1926 como María del Carmen Ramona Felipa María de la Cruz, nombres que muy pocos utilizaron, ya que desde su infancia recibió los sobrenombres de Nenuca, Carmelilla, Carmencita o Cotota.

Pero la carrera militar de su padre le llevó a vivir en varios lugares. Fue en 1935 cuando se trasladó a Madrid después de que Franco fuese nombrado jefe del Estado Mayor Central.

Poco duró su estancia en la capital. Un año más tarde, en julio de 1936, al comienzo del alzamiento, su padre encargó al coronel Martínez Fuset que embarquese a su mujer y a su hija bajo nombres falsos en el vapor de bandera alemana «Waldi», que atracaba en Francia.

Tuvieron que vivir como exiliadas hasta su regreso a Madrid en 1939, donde se alojaron, primero en el castillo de Viñuelas, y después en El Pardo, su hogar hasta la muerte de Franco en 1975.

Casada el 10 de abril de 1950 con el cirujano Cristóbal Martínez-Bordiú, X marqués de Villaverde -un hombre del que nunca se separó, pese a su conocida vida de conquistador-, Carmen Franco tuvo siete hijos: Carmen, María de la O, Francisco, María del Mar, José Cristóbal, María de Aranzazu y Jaime.

Tras el fallecimiento de su marido, se convirtió en la marquesa viuda de Villaverde, y a la muerte de su padre, el Rey Juan Carlos I le concedió el título de duquesa de Franco con Grandeza de España.

Apartada de la gestión patrimonial

La duquesa de Franco no dejó de disfrutar de la vida hasta los últimos momentos. Ejemplo de ello es el viaje con su hija Carmen Martínez-Bordiú a Irán el pasado mes de octubre, o su presencia en diferentes actos sociales o culturales hasta que la enfermedad le obligó a parar.

Para evitarle disgustos en la recta final, sus hijos decidieron el pasado mes de septiembre que era momento de alejar a la duquesa de la gestión del patrimonio familiar.

Una larga lista de propiedades entre las que se incluye el polémico pazo de Meirás, que le proporcionó más de un disgusto. Fueron muchos las disputas que le trajo, de hecho varios grupos políticos denunciaron que la familia no cumple con los acuerdos de visitas tras considerarse Bien de Interés Cultural (BIC) en 2008.

Hace unas semanas, su hija Carmen Martínez-Bordiú aseguraba a ABC que «entre el pazo y el tema de Cataluña, la estaban matando. Para una mujer de su edad ver lo que está sucediendo en España con el problema catalán es desmoralizante».

La hija de Franco

En noviembre de 2008, Carmen Franco publicó el libro «Franco, mi padre» junto a los historiadores Jesús Palacios y Stanley George Payne (El abandono del histórico vagón de la «entrevista de Hendaya» entre Hitler y Franco).

En sus páginas se encuentran los recuerdos de la duquesa en su niñez, su juventud durante la Guerra Civil y su matrimonio con Cristóbal Martínez-Bordiú. Carmen Franco recordaba los viajes en coche con sus padres a Asturias, tierra de su madre, Carmen Polo, el gusto de su padre por la zarzuela, las jornadas de caza en El Pardo…

La duquesa nunca escuchó a su padre hablar de la Guerra Civil.

«No hablaba en casa de operaciones ni de violencia. Quería una vida normal, para ella, su padre siempre fue una persona extraordinaria».

Misma discreción que llevó en vida Carmen Franco.

Gracias al libro que la periodista de Nieves Herrero escribió sobre ella y su padre, precisamente titulado, «Carmen. El testimonio novelado de la hija de Franco», se conoció una nueva imagen, hasta ese momento desconocida.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído